Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Pablo Vargas: “El primer paso es aceptar la realidad”

Quito, 19 oct (La Calle).- El triatleta con discapacidad visual Pablo Vargas reconoció en radio La Calle que el primer paso para superar las dificultades es “aceptar la realidad”.

En su caso la pérdida total de la visión, que ocurrió en mayo de 2013. Antes, entre 2010 y 2012, Vargas sufrió cuatro asaltos exprés, el último fue el más grave.

Sin saber dónde estaba fue atropellado en una transitada vía de Tambillo. Luego de varias intervenciones los médicos le dieron la noticia de que no volvería a ver.

Vargas, nacido en Pangua (Cotopaxi), la noticia fue un shock, pero con el apoyo de “la familia y los verdaderos amigos” pudo superar el momento.

El primer deporte que conoció Vargas fue el goalball, creado específicamente para personas con discapacidad visual.

Cuatro años se dedicó a esta disciplina, para luego incursionar en el triatlón y Ironman, también hace deportes en montaña como trail, ciclismo y escalada.

El único triatleta con discapacidad activo en el país desarrolla su carrera de su bolsillo y sin apoyo estatal. “Todo lo costeo yo y la empresa privada”.

Entre sus logros personales destaca que en 2019 ascendió al volcán Cotopaxi (5,897 msnm) y también ha participado en el Ironman, que se realiza en Manta (Manabí) desde 2015.  

Sobre el triatlón, Vargas explicó que la natación es la más complejo de los tres deportes. “Para nadar uso un arnés en la pierna y mi guía se lo coloca en la cintura y necesito mucha concentración”.  

Mientras que para cumplir con el ciclismo utiliza una bicicleta para dos personas y “mucha coordinación”, entre tanto, para el atletismo corre con una pulsera que va en las manos de él y el guía.

De su lado, cuando realiza expediciones de montaña va “agarrado de la mochila del guía, el momento de escalar por rocas voy como gateando y la persona que acompaña me va diciendo dónde colocar las manos y las piernas”, comentó.

Vargas es abogado

Antes de perder la vista, el triatleta Pablo Vargas egresó de la carrera de leyes, pero por los temas de las cirugías debió volver a estudiar el último año y empezar a hacer la tesis.

“Tuve que hacer una película en mi cabeza para defender la tesis, porque antes leí y me aprendía ahora me tocó grabarme las cosas”, recordó.

Luego de eso, lo más complejo que ha enfrentado es conseguir trabajo, porque “mucha gente piensa que las personas ciegas no podemos hacer nada y están equivocados”, sentenció.

Publicidad