Katherine Betancourt
Katherine Betancourt

La justicia nos debe.

La ratificación de la sentencia de ocho años para Rafael Correa y otros involucrados en el caso “sobornos”, provocó una infinidad de reacciones en redes sociales; muchos celebrando el actuar de los jueces a cargo y otros enalteciendo la labor de la fiscal General, Diana Salazar.

Pero, olvidaron que hay otros casos que siguen sin resolverse, cuyas investigaciones han quedado a medias o incluso archivadas. No hay avance respecto a los innumerables actos de corrupción que han enlodado la gestión del actual gobierno, que en su momento, también formó parte del correísmo y, aún mantiene en altos cargos públicos a personajes que defendieron aquel proyecto político.

¿Qué pasó con INA Papers?

Los INA Papers que involucran directamente al presidente, Lenín Moreno y a su entorno más cercano; un caso que comprende la compra de inmuebles costosos para el departamento que ocupó el mandatario durante su estadía en Ginebra y la adquisición de un departamento en Alicante, España por 133.400 euros, una cuarta parte más de su valor real. De esto aún no hay respuestas claras.

Los Bucaram, otra deuda de la Justicia

La venta de insumos médicos con sobreprecio a los hospitales del IESS, que implica a Abdalá Bucaram; a sus hijos, Dalo, Michel y Jacobo; Daniel Salcedo y otros, es quizás el acto de corrupción más grave que hayamos enfrentado en los últimos meses. El ex mandatario está acusado por delincuencia organizada; recibiendo apenas arresto domiciliario debido a su edad y el “grillete de la impunidad”. Bucaram se ha caracterizado por esquivar procesos judiciales con autoexilios y negociaciones políticas desde tiempos inmemorables.

El caso Salcedo en el olvido

En lo que se refiere a Salcedo, la fiscalía continúa con la recolección de pruebas que lo enredan en contratos irregulares con el estado; está acusado por asociación ilícita, peculado, lavado de activos y fraude procesal, todo esto, mientras aguarda su destino en la cárcel de El Inca, en la ciudad de Quito.

Nunca olvidemos los carnés de discapacidad fraudulentos

La justicia nos debe la sentencia de los responsables en estos temas y muchos otros, como la emisión de carnés de discapacidad para funcionarios públicos, cuando aquellos que sí lo necesitan deben esperar años para obtenerlo; el reparto de hospitales, las fundas para cadáveres, las canastas solidarias sin gluten.

Los ecuatorianos necesitamos respuestas urgentes; sin embargo, nos encontramos ante una justicia impávida frente a los numerosos hechos de corrupción que han destruido a este país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *