Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Justicia para Brenda: Un tribunal dejó a los presuntos violadores en libertad

Quito, 31 ene (La Calle). – La justicia ecuatoriana hace de la vista gorda en los casos de violación. En el caso de Brenda (nombre protegido), la audiencia de casación prevista para el lunes 17 de enero se suspendió momentos antes de llevarse a cabo.

No es la primera vez. Varias audiencias del recurso de casación del caso no tuvieron lugar en múltiples ocasiones. El caso está en la Corte Nacional, se solicita la impugnación contra la sentencia judicial. Con ello, Brenda busca anular la sentencia y obtener justicia y la correcta aplicación de la ley.

La denuncia

Mediante una carta en redes sociales, Brenda denunció que tres funcionarios públicos del área de salud abusaron sexualmente de ella cuando fue interna de Radiología e Imagenología en el Hospital del IESS de Portoviejo.

Según la descripción que acompaña la carta publicada en enero del presente año, los agresores “los mismos radiólogos, no fueron suspendidos de sus labores y aún siguen ejerciendo en el Hospital del IESS en Manta y el Hospital Verdi Cevallos”.

Los hechos

Brenda, en el escrito, también cuenta que el ultraje fue cometido por su docente y supuesto amigo Darwin José C.S., cuando era estudiante de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, y quién le había pedido que lo acompañase, en un primer momento, a la realización de una cirugía, y luego a retirar material de radiología.

“En la clínica nos dicen que el material que fuimos a retirar no estaba ahí, sino en su casa. Yo me quise retirar (…) Pero insistió y dijo que era rápido, sólo retiraba eso y me dejaba en casa (…) A la casa de Rolando Fabricio Z. T., encargado de la clínica llegó otra persona, Ronald Leonard R.D. Fui drogada y desperté al día siguiente aproximadamente a las 06H00; estaba desnuda, tenía quemaduras, hematomas, laceraciones, mordidas en el cuerpo y mucho dolor”, reza el escrito.

Por otro lado, Brenda narra que Fabricio quiso golpearla cuando despertó y gritó pidiendo ayuda. “Me dijo ya te pido un Uber, ándate. Tomé el taxi que él había llamado (…) Llegué a mi casa seguía mareada, me dormí llorando (…) Después fui a buscar a Darwin en Manta para que me devuelva mis teléfonos (…) llamé al 911 a denunciar”.

La justicia

Según el portal Press Reader, el abogado de Brenda, Ramiro García, manifestó que, en primera instancia se halló culpables a los acusados, pero en la Corte Provincial la decisión fue revertida.

Es decir, los procesados fueron sentenciados a 29 años y cuatro meses de prisión. No obstante, pese a las pruebas existentes y que reposan en Fiscalía; la Dra. Gina Mora Dávalos y Dr. José Alberto Ayora Toledo, según la cuenta “Justicia para Brenda”, dejaron sin efecto la sentencia, y declararon a los presuntos agresores, inocentes.

Usuarios en redes sociales, sobre todo, en la plataforma Twitter, se han manifestado compartiendo la carta de Brenda y la han apoyado etiquetando a Fiscalía y al Ministerio de Salud con los hashtags #Justicia para Brenda y #Basta de impunidad.

Publicidad