Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Guadalupe Llori: “no soy servil al Gobierno”

Quito, 1 mar (La Calle).- La noche de este 1 de marzo, la presidenta de la Asamblea Nacional, Guadalupe Llori, respondió a las acusaciones en su contra sobre favorecer desde su posición en el Legislativo a los intereses del Régimen de Guillermo Lasso.

Llori expresó no ser servil al Gobierno ni a los intereses particulares de ningún partido político. Señaló que su actuar en las últimas sesiones del Pleno de la Asamblea fueron en defensa de la democracia. Añadió que su gestión ha sido acosada por respetar la independencia de funciones. Finalmente, acusó a los asambleístas de las bancadas Unión por la Esperanza (UNES), Partido Social Cristiano (PSC) y al ala rebelde de Pachakutik de sembrar confusión y caos.

“Estoy siendo acosada políticamente por hacer respetar la independencia de funciones. No se dejen engañar por quienes mienten diciendo que soy servil al Gobierno o a los intereses particulares de algún partido. El jueves pasado no se les fue la luz, se les vino la noche”, expresó la presidenta Llori.

Lo que dice Llori…

Según la presidenta del Legislativo, las bancadas que se le oponen buscan controlar la Asamblea para imponer autoridades de control en Contraloría, Procuraduría, Fiscalía, entre otras. Enfatizó que no se trata de una pugna para impedir una evaluación a los miembros del Consejo de Administración Legislativa (CAL), del cual forma parte.

Lo que hace Llori…

En la sesión del jueves 24 de febrero, estaba previsto plantear en el orden del iniciar la evaluación de Guadalupe Llori como presidenta de la Asamblea y también como parte del CAL. El punto de orden no fue aceptado por Llori. Las bancadas de UNES, PSC y Pachakutik empezaron a pedir a gritos la apelación por lo que la presidenta decidió suspender la sesión.

Para salvaguardar cualquier intento de evaluación y potencial remoción de su cargo, Guadalupe Llori mandó a cortar la energía eléctrica del recinto legislativo. Así además evitó que el vicepresidente, Virgilio Saquicela, reinstalara la sesión.

La misma noche, Guadalupe Llori, aseguró que suspendió la sesión de ese jueves para «salvar la democracia en el Ecuador». Estaba rodeada de los asambleístas del oficialista movimiento CREO.

Llori se queda sola

La crisis en el Legislativo, ha llevado a Llori a perder la mayoría que la llevó a ocupar ese cargo y se ha queda sola con el oficialismo y los oficialistas de su partido.

En la sesión convocada para el 26 de febrero, apenas logró la presencia de 67 asambleístas de las bancadas de CREO e independientes. Junto a ellos estuvo la Izquierda Democrática (ID) y los oficialistas de Pachakutik.

Para lograr la instalación de la sesión número 759 se requería de la presencia del al menos 70 legisladores. En horas de la tarde, sufrió otro revés en el Consejo de Administración Legislativa (CAL). Ahí tampoco contó con los votos necesarios ni la presencia de los legisladores. 

Publicidad