Apoya a Radio La Calle ($2,00)

El Estado no asume sus errores en el caso María Belén B.

Quito, 16 sept (La Calle).- La desaparición de la abogada María Belén Bernal en una institución policial sigue generando indignación en el país. Esto debido a que la policía y la Fiscalía aún no han logrado capturar al principal sospechoso de este caso.

Diego Ordoñez, secretario de la Seguridad Pública expresó que las investigaciones tuvieron ciertos contratiempos por el accionar de la Fiscalía. “Es penoso que se use una situación para desacreditar a una institución” mencionó.

Para el secretario, la culpa era del fiscal a cargo del seguimiento de la desaparición. “Se solicita que el fiscal formule cargos, lamentablemente el fiscal considero que no tenía suficientes elementos de convicción y no presentó cargos contra el policía Cáceres”, agregó.

Asimismo, Fausto Salinas, comandante general de la Policía, aclaró que se realizaron investigaciones a los guardias de turno para encontrar al individuo que no cumplió con el debido proceso de ingreso y salida del personal. Por lo que, de manera inmediata, Asuntos Internos sancionó alrededor de 10 miembros de la institución policial. Entre los sancionados se encuentran jefes de control y oficiales de turno. “Este proceso se investigará y se buscará al responsable con total transparencia”, manifestó Diego Ordóñez.

Las autoridades expresaron que aun se desconoce el paradero del policía involucrado y de la abogada.

El lapsus

Ordóñez se refirió al «cuerpo» de Bernal, a pesar de que no hay evidencia que confirme su muerte. Minutos después, se retractó de lo dicho y corrigió. «La forma correcta de expresarnos es la persona, la ciudadana María Belén Bernal. No hay ninguna convicción sobre lo que haya sucedido. Sigue en condición de desaparecida».

Fuentes de Inteligencia policial revelaron a diario La Hora que se hallaron rastros de sangre en la cama del oficial, en la cortina y en el auto que salió de la Escuela de Policía. Incluso, hay la sospecha de que Cáceres habría salido del país.

El teniente Germán Cáceres estaba a punto de ascender dentro de la Policía. Su registro no detalla faltas disciplinarias.

Lo último