Quito, 23 sep (La Calle). – “Dos personas fallecieron a causa de la falta de atención en el Hospital Eugenio Espejo. Llegaron a la casa de salud a realizase su diálisis diaria, pero les dijeron que vuelvan otro día”, lamentó el defensor del Pueblo Freddy Carrión ante el Legislativo.

La Comisión del Derecho de la Salud de la Asamblea Nacional recibió a Carrión para que brinde información respecto a denuncias ciudadanas sobre falta de atención médica y falta de medicamentos a personas con enfermedades raras y catastróficas en el contexto de la pandemia.

“Ha habido una serie de afectaciones a los derechos de estas personas con enfermedades raras y catastróficas”, mencionó el defensor del Pueblo.

Carrión afirma que la Defensoría ha monitoreado cerca de 16.001 alertas de estas personas durante la emergencia sanitaria. La mayoría de ellas relacionadas con vulneraciones del Estado al derecho a la salud de los ecuatorianos.

“Desde el 20 de marzo del 2020, se cuenta con 822 alertas monitoreadas que nos permiten dar cuenta de 12 situaciones que de manera recurrente afectan este derecho”, expresó Carrión.

Los pacientes denuncian que los hospitales del Estado no cuentan con la medicación para tratar sus malestares, teniendo que recurrir a la Defensoría del Pueblo para realizar acciones judiciales y así poder salvar sus vidas.

Freddy Carrión menciona que, antes de la pandemia, 69 de 101 casos tuvieron resolución mediante la justicia ecuatoriana.

Durante la crisis por el COVID-19, la Defensoría receptó 115 denuncias de pacientes con enfermedades raras y catastróficas, 21 exhortos a las autoridades nacionales y locales, 2 medidas cautelares.

También 11 acciones de protección, 2 medidas de cumplimiento obligatorio, 9 investigaciones defensoriales, 8 solicitudes de información, 16 visitas in situ a hospitales y 46 gestiones oficiosas.

La crisis por el Coronavirus también se agudiza

Las cifras de COVID-19 tampoco son alentadoras. El defensor del Pueblo menciona que el Estado ecuatoriano maneja dos registros de fallecimientos en el contexto de la pandemia. El uno proviene del COE Nacional y el otro proviene del Registro Civil.

En este último las muertes misteriosas durante la emergencia sanitaria ascienden a 35000 fallecimientos. Carrión afirma que varias familias aún luchan por recuperar los cadáveres de sus muertos. “Hemos recibido denuncias sobre 216 cadáveres, de los cuales 80 aún se han identificado”.

El defensor también hizo énfasis en la falta de garantías para el correcto tratamiento de los pacientes con COVID. Situación que se visibiliza tanto en el sector público como en el privado.

Carrión afirma que en las clínicas y hospitales privados llegan a cobrar hasta 75000 dólares a los pacientes de COVID que atienden en sus instalaciones. (JEB).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *