Quito, 07 oct (La Calle). – Un par de agentes metropolitanos de tránsito evitaron que una mujer se arroje de un puente en el sector de Chillogallo al sur de Quito. «Ya no quiero vivir», expresó la ciudadana que no tiene dinero para pagar el arriendo.

“No tengo para pagar el arriendo”, decía la mujer entre sollozos mientras los agentes la sostenían. “No tengo trabajo”, indicaba mientras los policías le decían que eso puede solucionarse. “Ya no quiero vivir”, comentaba la mujer entre lágrimas “Déjenme morir, no tengo cómo pagar el arriendo y me van a correr de ese lugar”.

La crisis económica que vive el país después de la pandemia y la falta de fuentes de trabajo han llevado a la depresión y angustia a miles de ecuatorianos que ven denostada su calidad de vida.

Respuesta del Municipio

Los agentes municipales trasladaron a una mujer a una casa de salud para que reciba ayuda psicológica. “Con una oportuna acción conjunta logramos impedir que una mujer, se lance desde un puente atentando contra su vida, en Chillogallo. Coordinamos con el ECU 911 para su traslado, valoración médica y atención psicológica. ¡Tu bienestar es prioridad!”, escribieron en un tuit.

Aunque el gobierno ha pedido préstamos al Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y demás organismos internacionales. Aún mantiene una gran deuda pública USD 59 millones hasta el mes de agosto. Por otro lado, según datos del Instituto de Estadística y Censos (INEC), entre junio de 2019 y junio de 2020, 1’852.410 personas perdieron su empleo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *