Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Uno de los creadores de la vacuna Sputnik V fue asesinado

Quito, 3 Mar (La Calle).- Andrey Botikov, uno de los 18 científicos que crearon la vacuna rusa Sputnik V contra el COVID-19 en 2020, fue asesinado en Moscú durante una disputa doméstica. Así lo reveló el portal de noticias Meduza. En los últimos meses Botikov trabajaba para el Centro Nacional Gamaleya de Epidemiología y Microbiología de la capital rusa.

Según datos preliminares, un hombre de 29 años entró al apartamento de Botikov. Este sería el principal sospechoso en el caso de asesinato, pues afirman que el individuo estranguló al científico con un cinturón. Horas despúes la polícia capturó al implicado, quien confeso ser al autor del crimen.

Medios locales confirmaron que el asesino ya había cumplido una condena de diez años en prisión tras ser acusado de brindar servicios sexuales.

¿Quién era Andrey Botikov?

Andrey Botikov se destacó como científico investigador sénior en el Centro Gamaleya. Su labor fue clave durante el desarrollo de la vacuna contra el COVID-19. Su trabajo le valió una medalla “al mérito a la patria” de parte del gobierno liderado Vladimir Putin.

La vacuna denominada Sputnik V (Gam-COVID-Vac) fue una de las primeras en ver la luz (en agosto de 2020) para prevenir la ola de innumerables muertes que provocó la pandemia del COVID-19. La misma fue creada en el Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología del Ministerio de Salud de la Federación Rusa.

La particularidad de esta vacuna fue que su composición es artificial. Es decir, no cuenta con ningún elemento del coronavirus. Esta tiene una forma liofilizada, o sea, es un polvo que se mezcla con un excipiente para disolverlo y ser suministrado por vía intramuscular.

Dicho fármaco se basa en la tecnología de adenovirus humano de dos vectores diferentes, Ad5 y Ad26, para una primera y una segunda inyección. No contiene adenovirus humanos vivos, sino vectores adenovirales humanos incapaces de multiplicarse pero que son totalmente seguros para la salud.

JR

Publicidad