Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Una cárcel en la Antártida, entre las ideas que contó Noboa a Jon Lee Anderson

Quito, 18 jun (La Calle).- La idea de construir una cárcel en la parte que tiene Ecuador en la Antártida fue una de las declaraciones que hizo el presidente Noboa mientras el periodista estadounidense Jon Lee Anderson lo acompañaba en sus viajes por ciertos lugares del país y que dio como resultado una crónica titulada La arriesgada guerra de Ecuador contra los narcos.

"Tenemos una porción, así que ¿por qué no?" dijo, con una sonrisa maliciosa. "Una prisión para sólo cien tipos". Un asistente senior, sentado frente a nosotros, tosió nerviosamente. "Señor. Presidente, no es una mala idea, pero creo que las naciones antárticas están sujetas a un tratado y su presencia allí se limita a la investigación científica y cosas similares”, dijo. “Pero investigaré”.

A ello se sumó el planteamiento de Noboa de llevar a los fiscales ecuatorianos a las embajadas de nuestro país en diferentes partes del mundo para garantizar la seguridad de la que no gozan en el territorio nacional.

Después de un momento de consideración, Noboa planteó otra posibilidad. Si la Antártida resultaba demasiado complicada, ¿podría proteger a los fiscales y jueces que enfrentaban amenazas trasladándolos a embajadas ecuatorianas en el exterior? ¿Podrían juzgar y sentenciar legalmente a los criminales desde allí? Pareciendo dudoso, el asistente prometió investigar eso también.

Sobre los mandatarios en Latinoamérica

Llamó la atención las declaraciones que dio Noboa de sus homólogos en América Latina. De Javier Milei (Argentina) dijo  “No sé por qué piensa que es tan genial. No ha logrado nada desde que asumió la presidencia. Parece muy engreído, lo cual es muy argentino, en realidad”.

Calificó a Gustavo Petro de “snob izquierdista” y que en vez de mantener conversaciones da conferencias. Sobre Nayib Bukele (El Salvador) – en cuya posesión presidencial estuvo presente hace algunas semanas – expresó que “El tipo es arrogante y sólo busca controlar el poder para sí mismo y hacer rica a su familia”.

La respuesta del Gobierno

Presidencia dejó pasar unas horas para dar su contrarréplica una vez se publicó el artículo. En entrevista con diario El Universo, la secretaria de Comunicación, Irene Vélez, dijo que las palabras del presidente fueron sacadas de contexto.

“Las conversaciones que se dieron entre el presidente y el periodista fueron en un tono coloquial, absolutamente coloquial y privados, en ese sentido, cualquier cosa que haya dicho el presidente, especialmente sobre los presidentes, está descontextualizado”.

La funcionaria no descarta que el artículo tenga “intenciones políticas” ya que el New Yorker habría sido invitado por “apertura a los medios internacionales que tenían muchísimas preguntas sobre cómo el Ecuador estaba manejando los derechos humanos en pleno estado de conflicto interno, y demostrar el respeto irrestricto a los derechos humanos, especialmente a los PPL”.

 “Y sí, sorprende que justo ahora salga e incluso pareciera que tienen la intención de romper en la región a los líderes que son de una línea que no sea la extrema izquierda”.

Esto en referencia a las palabras que tuvo el presidente para su homólogo de Brasil, Lula Da Silva. “Noboa dijo que había conocido a Lula quince años antes, en una “cumbre de líderes empresariales de padre e hijo” organizada por el magnate mexicano de las comunicaciones Carlos Slim. Desde entonces, Lula lo había impresionado con su astucia política y su capacidad para impulsar una agenda”.

Intentos de asesinato

Además de las polémicas declaraciones, en marzo, el presidente le comentó a Lee Anderson que sicarios habrían pasado la frontera colombo-ecuatoriana para asesinarlo. Una declaración que hizo pública el 8 de marzo, sin embargo, desde el Ministerio de Defensa lo han negado desde su chat de medios, así lo indicó la periodista de Infobae, Yalilé Loaiza. (MIB)

Publicidad