Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Tik-tokers e influencers de redes sociales marcan la agenda del Gobierno: el pueblo que se joda

Quito, 14 jun (La Calle).- Si a usted no le gustan las políticas gubernamentales, si le están cobrando demasiado en sus facturas de servicio público, si quiere que alguien del Gobierno le preste mucha atención, basta ser un influencer en redes sociales y listo: por arte de magia se desvanecen sus problemas.

Al menos esa es la lógica del gerente Comercial de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL), Luis García, quien en una entrevista de televisión aseguró “tener un trato especial a los influencers”.

El contexto de semejante anuncio es una pregunta del periodista que inquiere sobre la atención que le prestaron a una periodista que reclamó por un cobro excesivo en sus facturas de consumo eléctrico.

 “Cuando Teresa Arboleda reclamó el año pasado que le habían cobrado 10 veces más (…) al día siguiente le respondió CNEL. ¿Qué, haya que ser persona pública para que le paren bola?”, pregunta Carlos Vera, el entrevistador.

“No necesariamente”, responde el funcionario, pero no conforme con eso agrega, sin un poco de rubor, “tenemos un trato especial a los influencers“.

La respuesta es tan espeluznante que el propio entrevistador se sorprende y responde con un “ah, carajo“.

Hace poco a Diego Arcos (periodista deportivo), hasta el mismo subsecretario de Energía le respondió”.

Gobierno del tic tok

Estas declaraciones guardan estrecha relación con la nueva política del gobierno de Guillermo Lasso, que ha decidido no informar sobre su gestión a través de medios convencionales sino solo a través de redes sociales. Esta decisión afecta a más del 45% de los ecuatorianos que no tienen acceso a redes sociales.

Publicidad