Quito, 5 de septiembre (La Calle).- El Instituto Metropolitano de Patrimonio y la Cofradía de los Duendes presentaron un recorrido de sus Relatorías Patrimoniales. Se busca poner en valor la memoria, las narraciones y el legado, más allá de lo arquitectónico.

 El recorrido para este recorrido fue el desarrollado por de la avenida García Moreno. Rina Artieda y Paola Flores fueron eran las encargadas de la guianza. El proyecto consiste en rescatar la memoria de los espacios, la historia, las leyendas y mitos del lugar.}

En la intersección de la García Moreno y Carchi, Rina contó de que este sitio era el inicio de la vía real incaica, en donde se realizaban diferentes rituales. El más importante era el paso a la adultez de los hombres.

El recuerdo de Miguel de Santiago

Al seguir caminando nos encontramos con la Casa de la Peña, donde fue el hogar de Miguel Vizuete, más conocido como Miguel de Santiago, quien fue uno de los artistas más influyentes de la colonia y el responsable de la obra del Cristo de la Agonía. En ese lugar fue donde sacrifico a un esclavo, metiéndole una espátula en sus costillas.

Siguiendo el recorrido pasamos por la Calle de la Soledad, y la casa de donde surgiera la historia de la María Angula, relato tradicional. Esta joven pertenecía a una clase  alta, que se casó con un funcionario de la época que la maltrataba. Es ahí que el padre de la joven la rescató. Desde la ventana de esta casa se podían escuchar los lamentos de la mujer lo cual origino la leyenda.

En la iglesia Santa Bárbara en donde está una cruz de piedra, la cual tiene un significado particular, pues era conocida como el “humilladero” y constituía una señal de que esa tierra estaba evangelizada. Cerca están las instalaciones de la que fuera Radio Tarqui.  A lo largo del trayecto Rina va contando muchos datos curiosos de épocas pasadas, al llegar a la Plaza Grande comenta que los españoles quisieron mover este punto para que el centro de la ciudad fuera en lo que ahora conocemos como la Plaza Benalcázar.

Las guías recalcan que con esta iniciativa quieren hacer replantearse a las personas los verdaderos significados de los lugares, tales como la calle García Moreno, la calle Maldonado y diferentes plazas que adornan la ciudad. Debido a la emergencia sanitaria los recorridos están suspendidos. Se realizaban dos veces por mes y su público era, en gran parte, quiteño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *