Quito, 08 sep (La Calle). – El 8 de septiembre de 1978, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) nombró a Quito y Galápagos como Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad. El hecho ocurrió cuando el país vivía en pleno período dictatorial (1972-1979).

“Fundada en el siglo XVI sobre las ruinas de una antigua ciudad inca y encaramada a 2.850 metros de altitud, la capital de Ecuador posee el centro histórico mejor conservado y menos alterado de toda América Latina, a pesar del terremoto que la sacudió en 1917”, indica la UNESCO sobre Quito en su página web.

Un poco de historia

Fundada en 1534 por Sebastián de Benalcázar, San Francisco de Quito conserva hasta nuestros días las calles estrechas y las casas coloniales que nos cuentan una historia a cada paso. El Centro Histórico tiene 320 hectáreas con 40 iglesias, 16 conventos y alrededor de 5.0000 inmuebles patrimoniales.

No obstante, el Centro también tienen algunos edificios de la época republicana. Un ejemplo es el Palacio Municipal entre las calles Chile y Venezuela que fue demolido y reconstruido a mediados del siglo XX.

Entre las iglesias más importantes están: San Francisco, la Basílica del Voto Nacional, la Catedral de Quito, la Compañía de Jesús, el Sagrario y Santo Domingo.

Galápagos, patrimonio natural

El mismo día, la UNESCO le otorgó el título de Patrimonio Natural de la Humanidad a las Islas Galápagos, un paraíso en el Oceáno Pacífico a 1.000 kilómetros de la Costa ecuatoriana y anexadas como territorio nacional por Juan José Flores

Los criterios de UNESCO para designar a un lugar como patrimonio natural son: tener fenómenos naturales extraordinarios o áreas de belleza natural; ser ejemplos sobresalientes de la historia de la Tierra; tener características y procesos geomorfológicos y geológicos.

También ser ejemplo de procesos ecológicos y biológicos en el curso de la evolución de los ecosistemas y diversidad biológica y especies en amenaza. Todo esto lo cumple el archipiélago de Galápagos con especies únicas en el mundo. Un ejemplo son las tortugas que dan nombre a las Islas y que pueden llegar a vivir más de 150 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *