Quito, 06 ago (La Calle).- En un tuit, el presidente Lenín Moreno anunció que será el próximo gobierno el que asuma la deuda con China. Utilizó sus redes sociales para dar cuenta del supuesto alivio financiero del Banco de Desarrollo de China por un valor de USD 417 millones en el marco de la estrategia del manejo de la deuda ecuatoriana. Alivio, claro, para el actual gobierno.

“Después de la histórica renegociación de nuestra deuda externa, también logramos reprogramar las obligaciones con China. Pagaremos $417 millones de amortizaciones a partir de fines del 2021. Esto nos permite afrontar mejor la situación que vive el país”, escribió el mandatario. Con eso adelantó que no será él el que asuma esa responsabilidad. Para mayo de 2021, Moreno abandonará el poder y no alcanzará a subsanar los compromisos financieros con China.

Ecuador y China suscribieron un crédito en 2016, el alivio se enfoca en el no pago de obligaciones durante 12 meses y la reiniciación del pago con las condiciones y la tasa de interés originales. Los pagos se retomarán en octubre del próximo año.

Los pagos

Cuando el país vuelva a pagar esta deuda, el gobierno de Moreno ya no estará y el nuevo cargará sobre sus hombros este pago, el cual será en 11 cuotas de USD 37,9 millones desde el último semestre de 2021 hasta el segundo trimestre del 2024. Para el Ministerio de Economía, la negociación “es un alivio fiscal que contribuye a afrontar la crisis humanitaria, sanitaria y económica que atraviesa el país”.

Negociación de la deuda

El pasado 3 de agosto, el país obtuvo un 97,85% en la votación de tenedores de bonos Global, logrando la reducción de USD 1.540 millones del capital de la deuda, de acuerdo con el ministro Richard Martínez.

Entre los objetivos de esta renegociación están el pago diferido en los años 2026 y 2030 de más de USD 1.000 millones de intereses acumulados en el período marzo – agosto 2020 por lo que la deuda se extiende de 6,1 a 12,7 años.

El FMI entra en la escena

«Felicitaciones al presidente Lenín Moreno y Ecuador por llegar a la mayoría necesaria para reestructurar sus bonos con acreedores privados. Un hito trascendental que ayudará a allanar el camino para un crecimiento inclusivo y sostenible. Esperamos profundizar nuestro diálogo sobre un nuevo programa», dijo el pasado 4 de agosto, Kristalina Georgieva, gerente del Fondo Monetario Internacional.

En un memorándum dirigido a los tenedores de bonos se pone como condición un nuevo acuerdo con el FMI para la renegociación de la deuda externa.“El hecho de que Ecuador no logre con éxito un acuerdo sucesor respaldado por el Fondo con el FMI o no implemente sus planes de política y cumpla con los criterios de desempeño y objetivos, evitaría desembolsos futuros, lo que a su vez podría afectar negativamente la capacidad para cumplir con sus otras obligaciones de deuda interna e internacional”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *