Quito, 07 sep (La Calle).- Tedros Adhanom, director de la OMS, manifestó que la actual pandemia de COVID-19 no será la última, por lo que todos los países deberían invertir en salud pública para estar mejor preparados para la próxima.

“Esta no será la última pandemia. La historia nos enseña que los brotes y las pandemias son una realidad. Pero cuando llegue la próxima pandemia, el mundo debe estar preparado, más preparado que esta vez” puntualizó Tedros en una rueda de prensa.

¿Qué ha hecho el gobierno de Moreno en el sector de salud pública?

Según el Ministerio de Salud Pública (MSP), en Ecuador existe un total de 110.092 casos de COVID- 19. Mientras que la cifra de fallecidos entre confirmados y probables por el virus es de 10.576.

La llegada del COVID-19 al país ha puesto en jaque al sistema de salud pública. Sin embargo, la crisis en este sector data desde el año 2017, cuando el gobierno de Lenin Moreno, al amparo del decreto 135, como parte de una política de austeridad, eliminó personal de apoyo, vacantes y evaluó cargas horarias.

En este ambiente de incertidumbre en el sector, la Federación Médica Ecuatoriana en el 2018 manifestó que los recursos asignados no son suficientes para mantener el sistema de salud y denunciaban que no se les asignan el 0,5 % anual como dictamina la constitución.

Mientras que en el año 2019 se despidieron cerca de 2.500 trabajadores del sector de la salud. Ante esto el ministro de Trabajo de aquel entonces, Andrés Madero dijo que “hay un aparato estatal inflado y es necesario reducir los desequilibrios fiscales”.

En la actualidad

El pasado mes de mayo, el presidente Lenín Moreno en su Informe a la Nación señaló que durante la emergencia se destinaron USD 760 millones para el sector de la salud. “Apenas iniciada la emergencia priorizamos la inversión y destinación más de 650 millones de dólares para la atención en salud, e iniciamos, paralelamente, la protección a los más vulnerables”, dijo.

Además, Cristóbal Roldán, embajador en España indicó que en caso de un rebrote, el gobierno dispone de USD 1.000 millones en salud. La inversión se destinará para la capacitación y contratación de personal e insumos médicos.

Sin embargo, el pasado 31 de julio, 170 trabajadores de la salud fueron separados de sus puestos, a pesar de ser trabajadores de primera línea y ofrecer sus servicios en el marco de la emergencia sanitaria por Covid-19.

«Es indignante, cuando el hospital más lo necesitaba, cuando la ciudad más lo necesitaba, no cualquier persona hubiera venido a trabajar bajo las condiciones que nos estaban dando, con toda la histeria que había en Guayaquil, debidamente justificada. Estas personas que ayer las llamaron héroes, hoy les dijeron hasta aquí no más», dijo uno de los galenos. (AH).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *