Quito, 24 oct (La Calle). – En su arresto en la cárcel cuatro de Quito, Jacobo Bucaram juega póker; cuenta con su computadora personal, servicio de internet y un colchón semiortopédico.

Así lo confirmó un canal de televisón nacional durante un reportaje realizado en el interior del lugar. Jacobo trató de evadir las cámaras.

La lista de pedidos va desde equipos electrónicos, ropa de frío hasta una cafetera. Aquí el detalle: Una tablet y audífonos que servirán para que Bucaram pueda recibir sus clases a través de Internet. En octubre inició el primer semestre en una carrera universitaria.  Un colchón semi ortopédico, sin resorte. Ropa de abrigo y medias. Una cafetera Alimentos cítricos para mejorar el estado inmunológico.

Gabriela Rivadeneira, directora del establecimiento dijo que «hay un pedido médico sobre un colchón semiortopédico, se dio paso ya que se coordinó con el Ministerio de Salud«.

La directora aseguró que hay 13 personas que toman clases virtuales desde el espacio de estudio de la cárcel y «tienen autorización supervisada del uso de computadoras».

Jacobo en campaña al estilo Bucaram

El detenido por su presunta participación en una red de corrupción hospitalaria, ofrece arreglar una mesa de billar que está en el centro de reclusión y quedará como ‘donación’ al igual que el colchón y la cafetera.

Hoy se cumplen ocho días, desde que Jacobo llegó a la Cárcel número cuatro, bajo resguardo policial de los agentes del Grupo de Operaciones Especiales (GOE). El mayor de los hermanos Bucaram Pulley se movilizó desde el Centro de Rehabilitación Social de Latacunga a las 00:30.

Bucaram Pulley tiene una investigación por los delitos de tráfico ilícito de bienes patrimoniales y delincuencia organizada en tres procesos penales. Bucaram está en prisión preventiva desde el 26 de septiembre, luego de ser expulsado de Colombia por temas migratorios. Cuando llegó a Ecuador, ingresó a la cárcel de Cotopaxi. Su defensa apeló la medida y pidió que sea trasladado a la cárcel en Guayaquil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *