Quito, 28 sep (La Calle). – El expresidente de Uruguay, José Mujica anunció su retiro de la política. El enigmático político dejará su curul en el Senado debido a su estado de salud y su avanzada edad.

El presidente hizo su anuncio después de las elecciones seccionales. “Me encanta la política y no quisiera irme, pero más me encanta la vida. Y como estoy para salir, trato de estirar los minutos que me quedan. Qué defecto, ¿eh?”, dijo.

Aunque había anunciado sus intenciones de retirarse en octubre, Mujica adelantará esa decisión. «Estoy para salir por cuestión de edad, porque tengo una enfermedad inmunológica crónica y es lógico que la política obliga a relaciones sociales. Si me tengo que cuidar, no puedo hablar, no puedo ir a un lado, no puedo ir al otro, soy un mal senador”.

Cuando la pandemia de Covid-19 tocó Uruguay, el expresidente y su esposa la también senadora Lucía Topolansky guardaron cuarentena en su casa de campo. En la entrada colocaron un letrero que advertía que nadie podía entrar.

“EL SENADOR MUJICA NO PUEDE RECIBIR A NADIE DEBIDO A UNA DEBILIDAD INMUNOLOGICA (sic)”, indica el texto en pintura roja sobre el modesto cartel blanco enmarcado en madera.

Lecciones en pandemia

Para el exmandatario, la pandemia deja varias lecciones para el mundo. Mujica insistió en que los países deben invertir más en la ciencia. “El órgano más sensible de los seres humanos no es el corazón, es el bolsillo”, dijo a la agencia EFE.

“Hay gente que espontáneamente da lo que puede y todo lo demás, pero en realidad esto no se arregla con caridad; necesita un largo tiempo de una sistemática y planificada solidaridad que significa que los sectores que tienen mejores ingresos pongan algo a favor de los otros tal vez por un par de años. ¿Por qué? Porque va a llevar tiempo. No estoy hablando de agarrársela con el capital, pero la gente confunde capital con ingreso”, explicó.

«Es tiempo de gastar parte de nuestro tiempo con los hijos, los amigos, la mujer, con la aventura de las relaciones humanas. ¿Por qué? Porque la vida se te va y no puedes ir a un supermercado a comprar años de vida y cuando quieres acordar estás condenado y tienes que hacerte esta pregunta: ¿qué ha sido de mi vida? ¿He gastado todo mi tiempo juntando recursos para pagar cuentas? Puede ser que alguna gente aprenda esto, el valor que tiene el estar vivo”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *