El Gobierno no cederá a los pedidos sobre una nueva fijación de precios de los combustibles

Quito, 29 oct (La Calle).- Durante una entrevista con Radio Sucesos, la ministra de Gobierno, Alexandra Vela, indicó que en el encuentro con Leonidas Iza, programado para el 10 de noviembre, el Gobierno no negociará nuevos precios para los combustibles.

Vela aseguró que “esa es una decisión que el Gobierno considera fundamental para el futuro del Ecuador y por lo tanto es una línea roja”.

De igual forma, advirtió que las decisiones que adopta el Gobierno, en cualquier ámbito, son decisiones orientadas en función del bien común y del interés de la mayoría de los ecuatorianos. “Se pide que se reingrese a un precio de los combustibles anteriores, teniendo en cuenta que el Gobierno ha decidido de que no se siga incrementando el precio de los combustibles y lo ha señalado así antes de las protesta y nuevos diálogos”, dijo.

También argumentó que los precios de los combustibles están ligados a los recursos de la caja fiscal, para atender a los más pobres del Ecuador y también al objetivo de reducir el uso de combustibles fósiles. Recalcó que, en referencia a los recursos fiscales, el Gobierno de Lasso recibió el país con un déficit de USD 7.000 millones en el presupuesto.

También enfatizó en que la representación de Leonidas Iza, parecería no reflejar el sentir de las bases ni responder a sus necesidades. “Unas protestas de carácter violento, con interrupciones en las vías, que impiden que podamos trabajar, va en sentido contrario al sentir nacional”, sostuvo.

Respecto a la condicionalidad del líder de la CONAIE, de hacer los diálogos públicos, Vela afirmó que cuando el expresidente Lenín Moreno aceptó este requerimiento ocurrieron acciones lesivas para la dignidad del presidente, incompatibles con un régimen republicano.

En este sentido, argumentó que “una de las condiciones del diálogo debe ser no tener condiciones”.

“Si usted comienza a condicionar, para dificultar el objetivo de sentarse en una mesa a dialogar de manera abierta, está poniendo obstáculos al proceso de diálogo. En realidad, lo que estoy diciendo es que no estoy dispuesto a sentarme en una mesa de diálogo, para tener la posibilidad de tener un acuerdo”, sentenció.

Lo último