La Memoria de Guayaquil

Quito, 18 agos (La Calle).- En seis meses, la pandemia de Covid-19 en Ecuador ha provocado más decesos que los generados por la gripe española y peste bubónica juntas.

De acuerdo con información oficial del portal Coronavirus Ecuador a 18 de agosto, por la pandemia de Covid-19 fallecieron 6.083 ecuatorianos, los infectados llegan, en cambio, a 101.751.

Según la ponencia desarrollada por la historiadora Andrea Miniguano: lecciones de la pandemia que azotó a Guayaquil y Alausí del siglo XX., la peste bubónica afectó a 9.888 ciudadanos y provocó 4.073 defunciones en su primera oleada a inicios de siglo, posteriormente hubo otro rebrote, entre 1935 y 1939, que generó 399 casos más. “La demografía ha  cambiado, como los medios de transmisión también”, subraya la historiadora.

La peste viajó en ferrocarril

La peste bubónica afectó sobre todo a las provincias de Guayas y Chimborazo, en especial Alausí, corazón ferroviario del Ecuador, eje del intercambio comercial entre la Sierra y la Costa. Fue justamente a través del tren (Daule-Alausí), como la pandemia se difundió entre ambas provincias.

Para controlar la epidemia, fue importante también el papel de la Misión Rockefeller que contó con el aporte del célebre médico de origen japonés Hideyo Noguchi,  que desarrolló un laboratorio para el control de las plagas en Guayaquil, en especial la fiebre amarilla o “vómito prieto”, desde una perspectiva centrada en la salubridad y en el agua segura.

En la Sierra, en cambio, se luchó contra las pulgas, principal vector de las plagas, a través del uso de colonias. El regionalismo entre Costa y Sierra, se exacerbó, también, a partir de las nuevas nociones de higiene y salubridad.

 Al igual que la COVID-19 y la gripe española, la peste bubónica, llegó a través del puerto, así como ocurrió en Milán y Nueva York, por ejemplo. Los últimos casos registrados de peste bubónica se produjeron en la década de los 90.

Izq. Hideyo Noguche. Fotos: La Memoria de Guayaquil

La gripe española golpeó más a Quito

A partir del documento de la Universidad Andina Simón Bolívar, Historia de la Gripe Española desarrollado por el historiador y político Germán Rodas, la gripe española provocó a nivel mundial entre 60 y 70 millones de muertes. Esta enfermedad llegó a Quito en diciembre de 1918 y se extendió hasta enero de 1919, dejando tras de sí 15.000 contagios y 185 decesos. El frío y la altitud propiciaron la transmisión. El embate del virus afectó a un cuarto de la población capitalina. Las farmacias, por gestión del Municipio de Quito, entregaron medicinas de forma gratuita a los enfermos con el mal.

El último registro de gripe española se habría dado en un Monasterio de Monjas Carmelitas en 1951 en Riobamba. Jamás hubo una vacuna.

En resumen, los fallecidos por gripe española y  peste bubónica, en casi 100 años en el Ecuador, llegarían a 4.657: 1.426 menos que la Covid 19.

Guayaquil, paisaje urbano,1925. La Memoria de Guayaquil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *