Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Donald Trump, a un paso de su destitución como Presidente

Quito, 01 nov (La Calle).- Con una votación de 232 a 196, la Cámara de Representantes de EE.UU. dio paso al inicio de juicio político a Donald Trump  y, con ello, los legisladores iniciarán la interrogación pública del Caso Ucraniano.

La resolución tomada por el Congreso autoriza al Comité de Inteligencia -dedicado a supervisar la Comunidad de Inteligencia de los Estados Unidos- elaborar un informe para que el Comité Judicial de la Cámara decida si se da paso o no a un juicio político en contra de Trump. 

Este tema trastocó al gabinete gubernamental que criticó a la Cámara comandada, en su mayoría, por la oposición. “Los demócratas eligen cada día perder el tiempo en un juicio político falso, un intento descaradamente partidista de destruir al presidente”, manifestó Stephanie Grisham, secretaria de prensa de la Casa Blanca en la cuenta oficial de Twitter de la entidad.

INICIO DEL PROCESO

La alerta nació desde la oposición. El 24 de septiembre, Nancy Pelosi, presidenta demócrata de la Cámara, inició el proceso que busca conocer por qué el presidente estadounidense solicitó a su homólogo de Ucrania, Volodymyr Zelensky, investigar a Joe Biden, precandidato demócrata, y a su hijo menor, Hunter Biden, por sus negocios en el país europeo.

¿QUÉ PASÓ EN UCRANIA?

En sus funciones como vicepresidente, en marzo de 2016, Biden viajó a Kiev y amenazó a los líderes de Ucrania con retener $1.000 millones en garantías de préstamos de EEUU si no destituían al principal fiscal del país, Viktor Shokin. El fiscal estuvo acusado por Washington y sus aliados europeos de ignorar la corrupción en su propia oficina y entre los políticos élite de Ucrania.

Shokin fue destituido. Pero en mayo de 2019 el diario The New York Times publica que Hunter Biden, el hijo del exvicepresidente era parte de la empresa Burisma Holding, compañía de energía dirigida por un oligarca ucraniano que estuvo en la mira del fiscal destituido.

La acusación no pasó pues no hubo pruebas para corroborar que Biden haya gestionado a favor de su hijo menor, además que la investigación en contra de la empresa no estaba en marcha. Posteriormente, la misma Fiscalía afirmó que no existen pruebas de malos manejos por parte de la familia Biden. 

Cuando Trump pidió la investigación a los demócratas ucranianos, un funcionario de inteligencia, que escuchó la conversación, lo denunció a la Comunidad de Inteligencia que tildó como “preocupación urgente” y así nació la intervención de la Cámara.

Publicidad