“Aquí no hay héroes, todos somos seres humanos”: el sincero testimonio de una doctora en primera línea

Quito 18 de feb (La Calle).- “Cansados, cansados, todos estamos cansados”, así respondió la doctora internista Jennifer Tricallotis después de un año tratando pacientes Covid-19. La profesional estuvo a cargo del área desde que se registró el primer caso de coronavirus el pasado 29 de febrero de 2020 en Guayaquil. Desde entonces observa de cerca el crecimiento alarmante de casos por el virus.

“Trabajé desde el inicio de la pandemia en carpas de triaje para Covid-19. Mis colegas y yo nos sentimos cansados por el significativo trabajo de pacientes con Covid-19. Las personas quieren héroes y no lo ven desde un punto de vista humano. En pandemia no hay emergencias. Cuando las personas vengan luego de divertirse, querrán camas UCI y no las encontrarán. Necesitamos cuidarnos y a nuestras familias. Veo noticias de personas en las playas pensando que no hay pandemia, mientras nosotros vemos familias destrozadas por muertes.”

“Ese es el resultado de la ausencia de políticas del Estado. Esto debió tomarse con la rigurosidad del caso. Es una responsabilidad compartida. De por sí en términos de vacunación avanzamos a paso muy lento”

Cada día Jennifer ocupa doble mascarilla y evita llevar las manos a su rostro. Desde el inicio de la pandemia instaló una zona de limpieza en el exterior de su casa. No ve a su familia desde hace un año a excepción de su núcleo más cercano. Teme por su hija de 4 años quien sufre de asma. Hasta el momento no se ha contagiado

Antes de despedirse me comenta la alegría que siente después de saber que su esposo, también doctor, recibiera una de las 16.300 vacunas que llegaron este miércoles. “Esta no es la primera ni la última pandemia que tendremos. Debemos aprender y continuar”.

Jennifer Tricallotis.

Lo último