Defensor del Pueblo: «si se penaliza el aborto por violación queda la clandestinidad»

Quito, 11 mar (La Calle). – El Defensor del Pueblo, Dr. Freddy Carrión Intriago presentó en la Corte Constitucional una demanda de inconstitucionalidad del aborto por violación.

«Este es un compromiso de la Institución Nacional de derechos humanos con las mujeres, ya que frente a los casos de violación no se les permite tomar en libertad la decisión de interrumpir un embarazo», expresó el Dr. Intriago.

El Defensor puntualizó que el país está en deuda con las mujeres porque cuando penaliza el aborto por violación «lo que les queda a las mujeres es la clandestinidad. (…) Estamos hablando de que 7 de cada 10 mujeres han sufrido algún tipo de acoso o violencia sexual», puntualizó.

El próximo Gobierno deberá tener una política clara, no solo de los derechos de las mujeres. Carrión enfatizó en que el próximo mandatario deberá erradicar la violencia de todo tipo: sexual, reproductiva, laboral, económica, patrimonial, en todos los niveles.

Cifras lamentables

Sybel Martínez, activista y vicepresidenta del Consejo de Derechos de Quito, explicó a Radio La Calle que en Ecuador asesinan a una mujer cada 31 horas; a diario violan a nueve, abusan físicamente de siete y psicológicamente de nueve.

«El Estado mira desde lejos esta realidad. No hay políticas públicas sino de parche. Tampoco trabaja en prevención», dijo Martínez.

Datos del Ministerio de Salud Pública revelan que desde el 1 de enero al 30 de septiembre de 2020, se registraron 13 muertes de niñas y adolescentes durante el embarazo, parto o post parto.

Veto al COS

En septiembre del 2020, el presidente de la República, Lenin Moreno, vetó totalmente el Código Orgánico de la Salud (COS). Este proyecto pretendía garantizar los derechos reproductivos y de salud sexual de las mujeres.

De acuerdo con las organizaciones feministas y la Comisión de la Salud, el COS respondía al derecho de atención médica por aborto. Con el veto, Moreno sepultó los derechos sexuales y reproductivos de la mujer ecuatoriana.

Lo último