Cuenca: Ocho de cada diez pacientes dan positivo para Covid

Génesis Gómez, redactora

Quito 31 de mar (La Calle).- Desde hace dos semanas, la situación del hospital del IESS José Carrasco Arteaga, de Cuenca, es crítica. De acuerdo a las declaraciones del médico Fernando Ortega no hay suficientes camas para enfermos graves por Covid-19 y las áreas de hospitalización van por el mismo camino. El centro sanitario tiene una ocupación del 126%.

«Actualmente, tenemos el 126% de ocupación y estamos con siete pacientes en la lista de espera, todos menores de 55 años de edad. Lo que realmente nos preocupa es que al inicio de la pandemia del 20% al 30% pacientes necesitaban de cuidados intensivos, pero ahora del 50% al 60% requieren de terapia intensiva», afirmó Ortega.

Ortega aseguró que de 100 de pacientes confirmados por Covid-19, generalmente tienen una positividad del 83% en las pruebas, es decir que 8 de 10 pacientes tienen Covid-19. El hospital tiene 120 camas disponibles con una media de personas de 50 años.

«Para expandir el espacio en caso de que se requieran más camas tenemos los equipos, pero no hay suficiente personal sanitario. Ahora mismo hay 18 intensivistas 30 médicos generales y 70 enfermeras. Por cada tres camas necesitamos un intensivista, dos enfermeros y tres de servicios generales. Un recurso importante», añadió.

El experto aseguró que el hospital tiene un déficit de sedación; una situación que no han podido resolver hasta el momento.

La escasez de sedantes se debe a intereses políticos-económicos

Durante una entrevista, el presidente de la Federación Médica afirmó que no adquieren sedantes adecuados para los pacientes de Covid-19 y por la misma razón por la que no se adquieran las vacunas. Al preguntarle si se deben a intereses políticos y económicos. El entendido respondió que si.

«Sí, así es. Creo que se debería iniciar una investigación contra la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (ARCSA). El problema empeora con la pandemia porque se consume mayor cantidad. «Hace seis meses atrás en Santo Domingo, una estudiante me pedía desesperadamente sedantes para su padre enfermo de Covid-19. Eso ya debió resolverse y no lo han hecho. Esto sucede por las misma causa por las que no consiguen el tema de vacunas.

Lo último