Elecciones Juntas Receptoras del Voto JRV

Por: Vijay Prashad y Pilar Troya

Quito, 01 oct (La Calle). – Una encuesta reciente mostró que si a Andrés Arauz Galarza se le permitiera postularse en las elecciones presidenciales de Ecuador de 2021, ganaría en la primera vuelta con el 45,9% de los votos.

Los encuestadores encontraron que Arauz, quien fue ministro de Conocimiento y Talento Humano de 2015 a 2017, gana en «todos los estratos sociales y regiones del país, con una leve debilidad entre los votantes más ricos del país».

Arauz

Andrés Arauz ingresó a la formulación de políticas y al gobierno cuando Rafael Correa era el presidente del país, de 2007 a 2017. Un período en el Banco Central lo llevó a una carrera en el departamento de planificación (SENPLADES), antes de que Arauz se convirtiera en ministro en los últimos dos turbulentos años del gobierno de Correa.

No había ni un rastro de corrupción o incompetencia en torno a Arauz en su década de servicio; cuando Correa dejó el cargo, Arauz se fue a México para realizar un doctorado en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Muy por detrás de Arauz en las encuestas está Guillermo Lasso Mendoza, el candidato de la derecha. Lasso, que es un banquero con mucho dinero, se presentó contra el actual presidente Lenín Moreno en 2017, pero perdió. Es el candidato de consenso de la derecha, que parece no poder avanzar en su posición en las urnas. Se sienta congelado al 32 por ciento.

Los encuestados dijeron que Arauz era, con mucho, el candidato más atractivo. Pero, si el bloque gobernante en Ecuador se sale con la suya, Arauz no prestará juramento como próximo presidente del país el próximo año. Utilizarán todos los medios para sofocar la democracia en su país.

Correa y Moreno

En el gobierno de Rafael Correa, quien reside actualmente en Bélgica, intentó mover una agenda de izquierda en general mientras estuvo en el cargo de 2007 a 2017. La Revolución Ciudadana que lideró Correa aprobó una constitución progresista en 2008, que puso el principio del buen vivir ( buen vivir en español y sumak kawsay en quechua) en su corazón.

La inversión del gobierno para fortalecer los derechos sociales y económicos se acompañó de la represión de la corrupción empresarial (incluida la multinacional).

Los ingresos del petróleo no se depositaron en bancos extranjeros, sino que se utilizaron para invertir en educación, atención médica, carreteras y otra infraestructura básica. De la población de Ecuador de 17 millones, casi 2 millones de personas salieron de la pobreza en los años de Correa.

El gobierno de Correa era un anatema para las empresas multinacionales, como la petrolera estadounidense Chevron, y para la oligarquía ecuatoriana. El peligroso caso de Chevron de compensación contra Ecuador, apareció antes de que Correa asumiera el cargo. Sin embargo, tuvo una feroz resistencia por el gobierno de Correa; la campaña Mano Negra (Dirty Hand) ejerció una enorme presión internacional contra Chevron.

Chevron trabajó en estrecha colaboración con la embajada de Estados Unidos en Quito y el gobierno de Estados Unidos para socavar a Correa y su campaña contra el gigante petrolero.

Gobierno neoliberal

No sólo lo querían fuera, sino que también querían que se fuera la tradición política de la izquierda, llamada taquigráficamente Correístas. Moreno, que alguna vez estuvo cerca de Correa, cambió de bando y se convirtió en el principal instrumento de fragmentación de la izquierda ecuatoriana.

En las elecciones de 2017, Moreno derrotó a Guillermo Lasso, quien se postula nuevamente en 2021. Pero, en poco tiempo, Moreno se movió bruscamente hacia la derecha. Trabajó de cerca con Lasso en la Asamblea Nacional para socavar cada avance realizado por el gobierno de Correa.

Desfinanciaron la educación y la atención médica, retiraron los derechos laborales y los derechos a la vivienda, querían vender la refinería de Ecuador y desregularon partes del sistema financiero. Una consecuencia de estas políticas ha sido la espantosa respuesta de Ecuador, incluidas las acusaciones de infravaloración deliberada, a la pandemia de COVID-19.

Ataque a los correístas

Moreno y sus aliados de derecha necesitaban vacunarse de cualquier crítica. Hicieron un ataque frontal contra los correístas. El primer campo de batalla fue fragmentar la organización política correísta y negar a los correístas una plataforma política.

En febrero de 2018 se llevó a cabo un referéndum en todo el país que permitió al gobierno destruir las estructuras democráticas del Consejo Nacional Electoral (CNE), la Corte Constitucional, la Corte Suprema, el Consejo de la Judicatura, la Fiscalía General, la Contraloría General y otros.

Con la ayuda del CNE, Moreno se dividió y tomó el control del partido de Correa, la Alianza País. Cuando los correístas intentaron reagruparse y formar un partido, las instituciones del estado los bloquearon. Dijeron que los nombres propuestos no existían o que las firmas no eran válidas.

Para 2019, los correístas utilizaron la plataforma Fuerza Compromiso Social para postularse para las elecciones locales en 2019. Esta plataforma se eliminó en 2020.

Lawfare

En Brasil, la oligarquía impidió que el expresidente Lula participara en las elecciones de 2018; ese proceso dio como resultado un nuevo concepto, la guerra jurídica, utilizando la ley como instrumento político.

El mismo tipo de guerra legal se utilizó en Ecuador para atrapar a Correa y evitar que se postulara para un cargo. Correa tiene una acusación por soborno, con la extraña noción de «influencia psíquica» (influjo psíquico) en la raíz del caso. La sentencia de ocho años que se le impuso le impidió postularse para un cargo en Ecuador; el hecho de que estuviera en Bélgica significaba que, sin embargo, no tendría arresto ni prisión.

Elección de 2021

Los correístas, utilizando su plataforma de Unión por la Esperanza, hicieron una alianza con el Movimiento Centro Democrático para poder presentar un candidato a las elecciones presidenciales de 2021. Arauz ganó las primarias y lo nominaron como candidato presidencial. . El partido decidió tener dos candidatos a la vicepresidencia: Correa y Carlos Rabascall.

La presidenta del CNE, Diana Atamaint, indicó que el CNE descalificaría a Correa de la boleta electoral, e incluso sugirió que la candidatura de Arauz es ilegal por tener a Correa como su compañero de fórmula. Las cosas están estancadas, mientras los abogados se apresuran a tratar de encontrar una solución a esta crisis. El CNE tiene hasta el 7 de octubre para arreglar el asunto. La primera vuelta de las elecciones será el 7 de febrero de 2021.

Tomado de : Alternet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *