C

Quito, 29 sep (La Calle). – Daniel Mendoza y Franklin Calderón indicaron que los asambleístas de la bancada legislativa del BADI recibieron USD 90.000 del presupuesto para la construcción del hospital de Pedernales. Los testimonios aparecen dentro de la causa que se investiga por el delito de delincuencia organizada.

El Inicio

Un primer acercamiento entre Azuero y Mendoza se da por Franklin Calderón. Este último le solicitó, a Jean Carlos Benavides (exasesor de Mendoza) que contacte a René Tamayo, director del Servicio de Contratación de Obras. La razón era la adjudicación de la fiscalización del Hospital de Pedernales.

Mendoza indicó que Azuero le pidió ayuda para cobrar unos cheques de una parte del anticipo del contrato para la construcción del Hospital. Un total de diez cheques de USD 40 mil cada uno. Sin embargo, solo dos de los cuales fueron efectivizados, porque luego se produjo la detención de su asesor.

BADI

El exasambleísta le preguntó a Azuero a quienes había entregado el dinero. Él le dijo que lo entregó a parte de su grupo político (BADI), pues a su cargo estaba el control del SECOB. Esta versión fue ratificada por Franklin Calderón. “Junto a Juan Carlos G., Jorge J. y José V. se fraguó la adjudicación del contrato para la construcción del Hospital de Pedernales con la negociación del 12% del monto total de la obra. Parte de esa suma fue recogida en efectivo y cheques. Después se entregaba a los asambleístas. “Los niños” como les decía José V. a los legisladores de la bancada del BADI”.

De esa cantidad, según Franklin Calderón, el 3% era para Daniel Mendoza, el 3% para Jorge J., USD 90.000 para cada asambleísta del BADI, USD 180.000 para Eliseo Azuero.

Calderón agregó que entregó USD 360.000 a los asambleístas Raúl Tello, Washington Paredes, María Mercedes Cuesta y Franco Romero.

Daniel Mendoza, Jean Benavides, Franklin Calderón enfrentan procesos legales por ser parte de una presunta estructura de corrupción que operó en el proceso de adjudicación de la construcción del Hospital de Pedernales, Manabí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *