Asamblea Nacional en debacle: 100 días de lo mismo

Quito, 25 ago (La Calle).- La política es considerada como el arte de lo posible, que se traduce en una búsqueda incesante de lograr acuerdos para fortalecer la democracia y alcanzar objetivos en beneficio del bien común.

En principio, esa máxima no es tan difícil de entender o de aplicar, pero al parecer, a nuestros “padres” y “madres” de la Patria, se les convirtió en una titánica tarea el asimilarla y ejecutarla.

En 100 días han dilapidado la poca credibilidad, esperanza o confianza que sus votantes les tenían. Y no es para menos, si en la primera sesión del 14 de mayo de 2021 no lograron “lo posible” y más bien hicieron alarde de las componendas y de los repartos eufemísticamente llamados acuerdos políticos y programáticos que se santificaron el sábado 15 de mayo con la designación de las principales autoridades.

Las consecuencias están a la vista. Una Asamblea Nacional en debacle que en 100 días ha generado descomposición política, partidista y ética. No han podido cumplir las tareas principales de fiscalizar y legislar.

Apenas tramitaron 11 leyes, emitieron 22 resoluciones y 15 exhortos. Pero eso sí, los camisetazos están a la orden del día. Ya son 10 los legisladores que se han apartado de sus tiendas políticas para sumarse a la bancada de independientes, aliados del gobierno de Guillermo Lasso.

Tampoco faltan los escándalos y actos de corrupción. La Asambleísta Rosa Cerda dijo públicamente que “si van a robar, roben bien”. El CAL sólo la sancionó con 8 días sin sueldo. Por su parte, Fernando Villavicencio, presidente de la Comisión de Fiscalización, no presentó el informe para el juicio político en contra del excontralor Pablo Celi, dijo que fue un error de su secretaria. A él, nadie le ha dicho nada y tampoco se lo ha sancionado. Asimismo, la Presidenta del Legislativo, Guadalupe Llori, intentó comprar seis carros de alta gama en 360 mil dólares en plena crisis económica.

Pero la segunda Vicepresidenta del Legislativo, Bella Jiménez, se lleva los “honores”, porque presumiblemente gestionaba cargos públicos a cambio de dinero.

Les queda 1360 días para intentar recomponer lo malogrado. Esperemos que lo logren.

Lo último