Quito, 08 sep (La Calle). – La Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (ARCOTEL) descubrió una instalación de telecomunicaciones clandestina que tenía como fin cursar llamadas internacionales hacia nuestro país de manera ilegal. El lugar se encontraba en calle Plácido Caamaño, entre Av. Colón y calle San Ignacio, en Quito.

La operación hace pasar a las llamadas como si fueran locales. Lo que causa graves perjuicios al Estado ecuatoriano. El sistema tenía una capacidad técnica de 24 canales de voz para llamadas telefónicas. Esta cooperación se conoce como como sistema de telefonía internacional no autorizado tipo “by pass”.

Los equipos encontrados permitían procesar las llamadas y terminarlas en las redes telefónicas de la operadora CONECEL S.A. (CLARO). Dicha empresa detectó técnicamente el tráfico irregular en sus líneas. El lugar tenía sofisticados equipos de telecomunicaciones y al momento del operativo estaban en funciones.

La prestación de un servicio de telecomunicaciones sin autorización del Estado es un delito castigado con cárcel de uno a tres años, según lo tipifica el Artículo 188 del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

¿Qué es el “bypass”?

El “bypass telefónico”, conocido también como tráfico gris, es la introducción de llamadas entrantes internacionales en el país, enmascaradas como llamadas locales.

Este proceso se lleva a cabo gracias a personas y organizaciones que transforman estas llamadas a través de varios equipos (Simbox), entre otros, que codifican las llamadas entrantes internacionales a través de un sistema en internet para hacerlas ver como locales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *