Quito, 05 sep (La Calle). – El nombre de María Paula Romo aparece en un nuevo escándalo. El asambleísta Roberto Gómez pidió a la ministra de Gobierno informar sobre una intercepción en las comunicaciones de políticos opositores y periodistas por parte de Dirección de Inteligencia de la Policía Nacional.

“Indique si usted, el Ministerio de Gobierno o la Policía Nacional o cualquier dependencia se encuentre utilizando los siguiente equipos, servicios o plataforma. GI2 Impact, Verint Web Inteligence y Plataforma Trapdoor. Indique la finalidad o el uso que se les da a estos equipos”, dice parte del pedido.

La misiva también pide a la funcionaria informar si conoce a: Alfredo Larrañaga, Gabriel Guidalevich y Mauricio Bechan. En otro oficio también piden indicar cuáles han sido las actividades del Capitán Gabriel Ramos desde octubre de 2019 y los nombres de los servidores policiales que viajaron el año anterior a Israel y Chipre.

Espionaje

El GI2 Impact son aparatos que permiten interceptar conversaciones telefónicas en un radio máximo de 500 metros. Estos maletines, de procedencia israelí, marca Verint y modelo GI2, se utilizan para escuchar conversaciones de forma ilegal. Aunque también sirven legalmente para identificar los números de supuestos delincuentes antes de proceder a pinchar su señal.

Por otro lado, la plataforma Trapdoor, un sistema indetectable de inteligencia web que no deja rastro, y que proporciona información y objetivos de manera instantánea, a través de macro datos.

De acuerdo con la denuncia, se adquirieron dispositivos a la compañía IOTT & Cobwers de Israel, a través de la empresa Macrotech Cía. Ltda Ecuador, la cual se dedica a la importación de equipos para “inteligencia de comunicaciones y señales, guerra electrónica, inteligencia cibernética e inteligencia web y artificial”.

No es el único tema en el que está implicada Romo. El pasado 26 de agosto, una publicación de un medio digital indicó que la ministra supuestamente repartió el manejo de hospitales públicos a una veintena de asambleístas. La funcionaría lo negó enfáticamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *