– Publicidad –spot_img

Al menos 11 asesinatos se han registrado luego de decretado el estado de excepción

Quito, 4 may (La Calle).- Ante los altos índices de delincuencia en el país, el presidente Guillermo Lasso declaro el estado de excepción en las provincias de Guayas, Manabí y Esmeraldas. Sin embargo, las muertes violentas y enfrentamientos entre bandas se mantienen pese al toque de queda.

Desde el pasado viernes 29 de abril se han registrado al menos once asesinatos en la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón) y varias tentativas que han ocasionado algunos heridos. Este lunes, cerca de las 13:00, se reportó el hallazgo de un cuerpo embalado en un edificio del centro de Guayaquil. Con este nuevo crimen las cifras de asesinatos en la Zona 8 se han elevado a 466.

Asimismo, el pasado domingo se reportó cinco asesinatos en varios puntos. Según el reporte, un niño de 14 años falleció luego de recibir un tiro en la frente en Bastión Popular. Esto luego de rechazar ser parte de una banda en el sector.

Horas antes, una pareja que estaba dentro de un carro estacionado en el suburbio de Guayaquil se salvó de morir luego de que un hombre disparó al vehículo en varias ocasiones. Además, en la cooperativa Pájaro Azul, en el noroeste de Guayaquil, se dio un caso similar. Dos hombres que se encontraban en un vehículo recibieron varios tiros por un hombre armado. Uno murió y el otro fue trasladado a un hospital.

En el Guasmo también se dio otro crimen el domingo, en la que Francisco Cedeño falleció por impactos de bala. Según informes, su muerte estaría relacionada con el microtráfico en la zona.

Asimismo, en la provincia de Esmeraldas se encontró el cadáver de Gregorio Muñoz Zambrano, cerca del río, en el recinto Chiwilly Adentro. Esta muerte violenta se suma a los más de 140 crímenes que registra Esmeraldas y que llevaron a declarar el estado de excepción en esa provincia.

La medida incluye toque de queda en la parroquia urbana Esmeraldas, donde las muertes violentas suman 90, un 500 % más que en el mismo periodo del 2021, según el Gobierno.

Fuerzas Armadas

Para el Gobierno, este aumento delictivo se debe a una reconfiguración de los grupos delictivos que operan en el país. Ante esto, para el caso de Guayaquil y Durán se destinó alrededor de 1.800 miembros de las Fuerzas Armadas para apoyar a la Policía.

Fabián Fuel, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, señaló que se han trasladado efectivos de otras provincias para fortalecer los patrullajes en Esmeraldas, Manabí y Guayas. “Vamos a analizar con inteligencia a ver cómo está actuando esta amenaza y enfrentarla directamente”, aseguró Fuel. Está previsto realizar el viernes 6 de mayo una reunión para evaluar los resultados del estado de excepción y el toque de queda.

Lo último