Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Adiós al ministro que uso la institucionalidad en Salud para vacunar a su familia y amigos

Quito, 26 feb (La Calle).- Por el mismo ministerio de Salud, por el que pasaron Asdrúbal de la Torre, Rodrigo Fierro Benítez y Plutarco Naranjo Vargas pasó también Juan Carlos Zevallos.

Hoy, el hombre que dijo que los doctores llevaron el COVID a sus casas, que no aceleró el cumplimiento económico a los postgradistas, aquel que vacunó a sus familiares y al que le incordiaba que le recordaban los incumplimientos gubernamentales en el tema de vacunas y otros, dejó hoy su cargo, con una renuncia proverbial.

“Entrego un país funcional que se anticipó a decisiones acertadas, que en muchos momentos, se constituyeron en referentes para la región”.

Más allá de su patética renuncia, de su frialdad para irse a las puertas de un juicio político, cabe recordarle al exfuncionario que hoy mismo, la comisión de fiscalización dará una respuesta que definirá un cronograma para la realización de un juicio político en su contra.

Uno de los proponentes Ángel Sinmaleza aseguró hoy que se espera esa respuesta para darle un tratamiento concomitante, al juicio que se realiza en contra del ministro de Trabajo, Andrés Isch.

“Esto no altera nada, debe cumplirse con lo previsto, es decir que la comparecencia se produzca el 16 de marzo”.

Henry Pinela es un médico de la Península de Santa Elena. Tras casi un año de pandemia y de dos meses de inicio del supuesto “plan de vacunación”, no ha recibido ni una sola notificación para ser vacunado.

“ Se supone que debimos ser vacunados primero, pero no, haciendo cálculos, he atendido un total de 800 casos de COVID-19 en mi consulta privada, sin contar lo relativo a  mi trabajo en la clínica, pero ni así, me han mandado un zimbra, (un correo) avisándome del proceso de vacunación”.

Lo último

¿De qué va Los versos satánicos? La novela que le puso precio a la cabeza de Salman Rushdie

Quito, 12 ago (La Calle). - En 1988 se publicó la cuarta novela del escritor indio-británico Salman Rushdie, Los versos satánicos despertó la furia...