Asamblea Nacional

Quito, 13 ago (La Calle).- La credibilidad de la Asamblea Nacional está por los suelos. La encuestadora Cedatos, en uno de sus estudios de opinión ciudadana, afirma que solo el 3% de los ecuatorianos aprueba la gestión de la Asamblea y solo el 2% confía en la palabra de los asambleístas.

Cedatos también afirma que la corrupción y el mal manejo de la justicia, por parte de las autoridades, se encuentran en un 29% a julio del 2020. Esto, en comparación con el 12% registrado en agosto del 2017.

Antecedentes

Varios asambleístas fueron protagonistas de escándalos en torno a la corrupción y manejo de recursos del Estado, así como de funciones que no competen al cargo que ostentan. En 2018, por ejemplo, José Serrano, miembro de Alianza País, fue destituido de su cargo como presidente de la Asamblea por mantener conversaciones telefónicas con el prófugo Carlos Pólit. Pólit era el contralor general del Estado y, tras su fuga, fue juzgado por concusión. Ya en 2019, la asambleísta Ana Galarza fue destituida por el delito de gestión de cargos públicos, caso conocido como “Diezmos”.

La fiscalización de la Asamblea Nacional hacia miembros del Gobierno también sufrió dificultades. Son 3 los juicios políticos en contra de María Paula Romo y 5 los juicios políticos a Richard Martínez que no los solucionó el Legislativo.

En mayo de 2020, la Asamblea aprobó la Ley de Apoyo Humanitario. Esta ley permite al Gobierno y a las Empresas reducir la jornada laboral y los sueldos, crear contratos emergentes de hasta 2 años de duración y hacer que los términos de trabajo deban ser acordados entre empleadores y trabajadores.

Números históricos

Según la encuestadora Cedatos, en agosto del 2017, cuando inició su gestión, la Asamblea Nacional gozaba del 49% de aprobación y el 29% de los ciudadanos creía en su palabra. Ahora nada es como antes. (DR)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *