15 meses después de la muerte de Rubén Darío Tatés y la justicia que no llega

Quito, 12 de sep, (La Calle). El 3 de junio de 2020, después del desayuno, el ciclista Rubén Darío Tatés, de 20 años, dejó su casa para entrenar y no volvió  más. Ese 3 de junio, Día Mundial del Bicicleta decretado por la ONU, Rubén Darío y su hermano Ricardo Andrés, fueron atropellados por un vehículo al parecer, institucional, en la carretera Panamericana a la altura de El Carmelo.

 Rubén Darío murió en el acto, mientras que su hermano sufrió de graves heridas.

Quince meses después, el culpable sigue en libertad. Según versiones periodísticas, fue liberado, casi inmediatamente.

Juan Lee Tatés, padre de Rubén y Ricardo, envío un audio al periodista Ernesto Almeida, de la Radio Redonda.

En el mismo, como lo expuso en el programa Amanecer Deportivo del último domingo, busca justicia para su hijo.

“Estuve presente en el recibimiento de Richard Carapaz en el Carchi, aproveché la oportunidad para sacar un cartelón: busco ayuda en el caso de mi hijo”.

Juan Lee Tatés. Cortesía Ernesto Almeida

La situación, dice Juan Lee Tatés, “no es prometedora”,  por esa razón, este padre, agricultor y promotor de eventos ciclísticos, busca ayuda de la prensa nacional y de las autoridades, para reencauzar el juicio en contra del causante del accidente. “El conductor no respetó la distancia mínima que tienen que mantener los conductores frente a los ciclistas”, sostuvo.

Ya en 2020, los ciclistas ecuatorianos Caicedo y Carapaz apoyaron los plantones en apoyo a la familia Tatés, sin embargo, la situación de los ciclistas ecuatorianos en las carreteras ecuatorianas en muy precaria. Según Carapaz, desde que ganó la medalla olímpica, tres ciclistas fallecieron atropellados en las carreteras del país.

Lo último