Quito, 2 ago, (La Calle).-A principios de 1969, el  prolífico guionista Roberto Gómez Bolaños, apodado Chespirito, en honor  al grandioso William Shakespeare, recibió una llamada del productor Sergio Peña, quien le pidió un texto corto para un casting. La idea era poner en escena “a un tipo que se mete en problemas para ayudar a los demás”. Así nació El Ciudadano Gómez, un programa destinado a ser el “arma secreta” de Canal 8 México, frente a su acérrimo rival, el Canal 2 del D. F.

Roberto Gómez Bolaños escribe este recuerdo en su biografía titulada “Sin Querer Queriendo-Memorias”, libro de 2006. El Ciudadano Gómez, ya con Roberto Gómez Bolaños como protagonista no salió inmediatamente al aire. El Canal 8 prefirió darle espacio a la comedia de los “Supergenios de la Mesa Cuadrada” y al “Chapulín Colorado” (1970), antes que al postergado “Ciudadano Gómez”, programa que desapareció después de solo 13 capítulos, ante el éxito del Chapulín, el héroe más torpe de la televisión mundial.

Gómez Bolaños compartía escena junto a Rubén Aguirre, Ramón Valdez, Aníbal de Mar y María Antonieta de las Nieves. Se sumaría posteriormente: Florinda Mesa (segunda esposa), Edgar Vivar (Señor Barriga), Carlos Villagrán, (Quico) y Angelines Fernández, (La viuda del 71).

Un día de 1970, Rubén Aguirre, le comentó a Roberto Gómez Bolaños, que tenía una propuesta como presentador en Canal Dos. Aguirre aceptó a sabiendas de que podría volver junto a Chespirito. La ausencia de Aguirre tanto de la Mesa Cuadrada como de Los Chifladitos (Lucas Tañeda y Chaparrón Bonaparte) presionaron a tal punto a Gómez Bolaños, que creó otro segmento, esta vez basado en una vecindad mexicana: El Chavo del Ocho.

Así se originaron dos de los programas más emblemáticos de la historia de la televisión mundial, que hoy han dejado del salir del aire por un desencuentro económico entre los hijos de Roberto Gómez y la superpoderosa cadena Televisa, lo que ha generado la reacción de la viuda, Florinda Meza o Doña Florinda.

El éxito de estos programas y otros segmentos como El Doctor Chapatín y Los Caquitos, fue tal, que pronto superaron fronteras en Centroamérica. Guatemala fue el primer país en exhibir el show, luego llegó a Puerto Rico y después a República Dominicana.

 Ecuador fue el primero en comprar los programas en Sudamérica.  En sus memorias, Gómez Bolaños también recuerda a Alex Aguinaga, uno de los mejores jugadores ecuatorianos de la historia, que llevó a su equipo, el Necaxa a ganar innumerables títulos: “Alex me habla con frecuencias desde su patria, Ecuador”, dijo el actor, guionista y escritor. Roberto Gómez Bolaño falleció en 2014. Su funeral se realizó en el Estadio Azteca de México.

Crédito fotos: Sin Querer Queriendo-Memorias (2006).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *