Vacunas contra COVID-19 y personas con cáncer: ¿existen efectos negativos para este grupo vulnerable?

Quito, 21 mar (La Calle). – La pandemia por COVID-19 continúa teniendo un impacto grave entre muchas personas; esto incluye a las personas con cáncer, sus familiares y cuidadores.

Las vacunas se utilizan para ayudar al sistema inmunitario de una persona a reconocer y a proteger el cuerpo contra determinadas infecciones. Estas ayudan a brindar protección contra la COVID-19 ya comienzan a estar a disposición de la gente en todo el mundo.

Pero, ¿son seguras las vacunas para las personas con cáncer? Muchos grupos médicos expertos recomiendan que la mayoría de las personas con cáncer o con antecedentes de cáncer deben vacunarse contra la COVID-19.

Sin embargo, debido a que la situación para cada persona es distinta, lo mejor es hablar sobre los riesgos y beneficios de vacunarse contra la COVID-19 con su médico oncólogo, quien puede asesorarlo.   

Las personas con cáncer pueden recibir algunas vacunas, pero esto depende de muchos factores, tales como el tipo de cáncer que la persona tiene (o tuvo). Si la persona aún se encuentra recibiendo tratamiento oncológico, así como si su sistema inmunitario funciona apropiadamente.

¿Deben vacunarse los pacientes y los sobrevivientes de cáncer?

Como se mencionó anteriormente, muchos grupos médicos expertos recomiendan actualmente que la mayoría de la gente con cáncer o con antecedentes de la enfermedad se vacunen contra la COVID-19, una vez que se encuentren disponibles las vacunas para ellos.

La principal preocupación acerca de recibir la vacuna no es su seguridad para las personas con cáncer; sino qué tan eficaz será en prevenir la infección, especialmente en personas con sistemas inmunitarios debilitados.

Los estudios iniciales para probar las vacunas contra la COVID-19 no incluyeron a personas en tratamiento con medicamentos que suprimen la función del sistema inmunitario; como es el caso de la quimioterapia o personas cuyo sistema inmunitario se encuentra debilitado por otros motivos. Esto se debe a que los estudios requieren primero probar si las vacunas funcionan en personas con un sistema inmunitario saludable.

Es por esto que aún no se tiene certeza de cuán eficaz podrían ser las vacunas en estos grupos de personas.

Aunque todavía no contamos con información específica sobre la eficacia de las vacunas en las personas que reciben tratamiento contra el cáncer, es posible que las vacunas no sean tan eficaces en las personas con sistemas inmunitarios debilitados en comparación con personas con sistemas inmunitarios sanos.

A pesar de esto, los expertos aún recomiendan que la mayoría de los pacientes con cáncer se vacunen porque los que tienen un sistema inmunitario frágil corren el riesgo de contraer COVID-19 grave; por lo que obtener incluso algo de protección de la vacuna es mejor que no tener ninguna protección

También es importante saber que incluso después de vacunarse contra la COVID-19, los expertos en salud aún recomiendan que cuando esté en público, continúe usando una mascarilla, practique el distanciamiento social y una buena higiene de manos, y evite las multitudes y los lugares con mala circulación de aire (ventilación). 

Lo último