Quito, 21 sep (La Calle).-Una investigación por doping sería el verdadero colofón al Tour de Francia.  Dos detenciones están en curso por la investigación abierta por sospechas de dopaje en el equipo Arkéa-Samsic, que acaba de disputar el Tour de Francia.

«La fiscalía de Marsella confirmó que se encarga de una investigación diligenciada por la Oficina Central de Lucha contra las Infracciones al Medioambiente y a la Salud Pública (OCLAESP) por sospechas de dopaje contra una pequeña parte del equipo de ciclistas» Arkéa-Samsic.

La investigación se abrió tras el descubrimiento de “numerosos productos sanitarios, incluidos medicamentos y un método que puede ser calificado de dopante”. Se  supo que la gendarmería francesa registró la habitación de uno de los hoteles de Quintana y de otros dos compatriotas suyos. Esta y otras competencias cliclísticas siempre han mantenido un espacio de duda por las permanentes dudas que genera el dopaje.

El equipo de Quintana

El registro se hizo sin vínculo con la Agencia Francesa de Lucha contra el Dopaje (AFLD), responsable de los controles durante el Tour. Quintana, que llegó al Tour con opciones de subir al podio por cuarta vez en su carrera, quedó tras sufrir tres caídas.

En 2017 se abrió una investigación para determinar si había motores en las bicicletas de algunos ciclistas, pero la cerraron a principios de este año por falta de pruebas. El año pasado también centraron su atención en el equipo Deceuninck, pero la investigación también fue archivada. El ciclista Richard Carapaz que es parte del equipo Ineos-Granadiers cumplió un gran panel en esta edición del Tour. Quedó en la ubicación 13 de la general, en la que triunfó el esloveno Tadej Pogachar, del equipo  Emirates-EAU, qua arrebató el primer lugar en la contrarreloj del pasado sábado 18 de septiembre, a su compatriota Primoz Roglic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *