Tisaleo, provincia de Tungurahua.

Quito, 04 sep (La Calle). – El cantón Tisaleo busca posicionar a su tradicional fiesta del “Inga Palla” como Patrimonio cultural inmaterial del Ecuador.

Se trata de una celebración sobre la resistencia indígena de los Panzaleos y Puruháes contra la conquista española. El festejo tiene lugar cada año, la tercera semana de agosto, durante ocho días.

En este escenario, se venera a la virgen de Santa Lucía, representada en una escultura traída desde Italia, el 13 de Diciembre de 1584.

El Municipio del cantón Tisaleo inició un “Plan de Salvaguardia para la Fiesta del Inga Palla o Culto a Santa Lucia” y lo hace a través de un proyecto quiere fortalecer la memoria colectiva de los ecuatorianos.

Un pueblo centenario

El pueblo de Tisaleo guarda una identidad cultural de más de 400 años de historia. Alrededor de 3.000 personas participan en la celebración y tienen en ella a personajes alusivos a guerreros al mando del cacique Tisaleo y tropas españolas.

Carlos Guerrero, ingeniero de la investigación, explica que la fiesta “forma el bagaje de nuestra cosmovisión y manera de asumir el proceso de colonización, conquista e independencia”.

La historia y su pueblo

De acuerdo a investigadores, en el cantón Tisaleo la mayor parte de pobladores considera que la fiesta del Inga Palla, aporta con un valor cultural inigualable ya que es no solamente la colaboración y la unión que existe sino también la fe y la devoción que tienen a Santa Lucía.

La influencia de la globalización, nuevas tecnologías y formas de comunicación, ha provocado efectos como la pérdida de la identidad cultural, puesto que una gran parte de la población joven no se siente identificada con las costumbres de su pueblo porque han adoptado nuevas formas de comportamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *