Quito, 31 oct (La Calle). – Halloween, palabra inglesa que significa Víspera de todos los santos tiene influencias de una tradición celta pagana que celebraba las cosechas. Con el tiempo, los europeos empezaron a crear tradiciones en torno al 31 de octubre. Tradiciones que Estados Unidos tomaron un tinte terrorífico. Brujas, fantasmas, calabazas y dulces.

Sin embargo, el terror es tan antiguo como la humanidad y se presenta bajo diversas formas. En la literatura el género de misterio o terror empezó a ganar adeptos desde el siglo XIX y muchos de los personajes literarios como Drácula, el fantasma de la Opera o Frankestein tuvieron su espacio en el cine desde el siglo XX. En Radio La Calle te recomendamos leer estos cuatro cuentos que versan sobre el mayor miedo de todos: el miedo a lo desconocido.

El Entierro Prematuro – Edgar Allan Poe

¿Te imaginas el entierro de los vivos? Este problema sucedía más a menudo de los que pensamos en los siglos anteriores. La persona que despertaba, ya sea bajo tierra o en una cripta estaba desorientada, su corazón latía más rápido y prodigaba arañazos al ataúd, gritando sin obtener respuesta.

El escritor estadounidense Edgar Allan Poe describe de forma pródiga las sensaciones de un entierro prematuro.

Los Ojos Verdes – Gustavo Adolfo Bécquer

En los bosques de Moncayo se encuentra una mujer, quien cruza por su camino y mira sus ojos caerá presa de la tristeza y las ganas de volver con ella ¿espíritu o demonio? No lo sabrás, si no atraviesas el lumbral.

Conocido por sus rimas. el escritor español Gustavo Adolfo Bécquer también dejó un tomo de leyendas.

La casa del juez – Bram Stocker

Un estudiante busca un lugar tranquilo para estudiar antes de sus exámenes finales. En el pueblo que visita, una casa está en renta. El problema es que antes la habitó un juez impasible ¿aún se encuentra allí?

Bram Stocker es famoso por Drácula, sin embargo, dejó varios escritos de terror y misterio como éste.

La Mano – Guy de Maupassant

Un suceso de dimensiones trágicas sorprende al señor Bermutier, juez de instrucción que le cuenta la historia a un pequeño público. Un hombre sin una mano. Una extremidad con vida propia.

A través de su escritura, el escritor francés Guy de Maupassant dio cátedra de como manejar el género de terror en el que siempre destacó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *