Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Sybel Martínez: ”No quiero que mi hija sea una víctima más de femicidio”

Quito, 22 may (La Calle).- Tras más de 20 horas en flagrancia, un juez dictó una sentencia de 25 días de cárcel por contravención al agresor de Ana Paula, hija de la defensora por los derechos humanos, Sybel Martínez.

La historia de Ana Paula tiene un serie de hechos que transcurren desde hace un año y medio. Sin embargo, el 21 de mayo el caso tocó fondo, pues ella se encontraba en un bar junto a sus amigas, cuando su expareja se le acercó y le escupió en el rostro.

”Mi hija anda con sus medidas de protección en el teléfono, afuera del lugar había un patrullero y aunque en principio no querían ayudarla al final lo hicieron”, dijo su madre en un tuit.

El hombre de 30 años se enfrenta a otros dos procesos por incumplimiento de medidas y esperan la reformulación de cargos por secuestro. Por el momento esperan que el sujeto no se fugue ya que su flagrancia concluía a las 02h00.

No es la primera vez

La activista por los derechos humanos recalcó que el 11 de enero el sujeto burló las seguridades de su casa, entró y la secuestró. Después de lo ocurrido no le quisieron aceptar la denuncia en flagrancia. Más tarde, la joven apareció golpeada por la Ruta Viva, en Quito.

En la universidad en donde estudiaba, a Ana Paula le proporcionaron un botón de pánico, para que pida auxilio en caso de que aparezca en el campus. Esta medida fue implementada porque un día al salir de clases, al encender su vehículo, apareció de pronto en el asiento de atrás, dijo Martínez a Radio Pichincha.

”¡El tipo la acosa en todo lado, todo el tiempo la persigue, la denigra, es invivible!”, exclamó.

Trabas en la justicia

La reinstalación de la audiencia tardó tiempo hasta revisar los expedientes y llamar testigos, cuando ”cada parte procesal tiene que traer a los suyos’‘, dijo Martínez. De igual manera, denunció que el detenido no estaba arrestado bajos los protocolos de seguridad establecidos ya que se encontraba caminando ”casi a la salida de la Fiscalía’‘.

”El sistema es altamente revictimizante, 18 horas pasamos en Flagrancia, en donde ni siquiera hay asientos. Nosotras también nos sentamos en el piso. El trato es infame, nos maltratan, se niegan a hacer las cosas. La noche de ayer domingo me pedían  copias certificadas de lo dictado por la Junta de Protección de Derechos”, resaltó y dejó en evidencia la realidad de las familias que pasan por estos procesos.

En apoyo a la situación varias amigas y amigos de Ana Paula, llegaron a las inmediaciones del lugar con diferentes pancartas que contenían mensajes de apoyo. Por su parte Sybel Martínez cuenta la historia de su hija para que no sea una víctima más de femi(ni)cidio. (A.G.M).

Publicidad