Suiza confirma que Lenín Moreno tiene cuentas en paraísos fiscales

Quito, 09 may (La Calle).- La Oficina Federal de Justicia de Suiza pidió al Ecuador levantar la inmunidad al presidente Lenin Moreno como condición para abrir sus cuentas bancarias y las de su esposa, informaron medios digitales. Eso confirma que el mandatario posee cuentas en un paraíso fiscal, lo que está prohibido por la Ley e  implica que deba dejar inmediatamente su cargo.

Suiza se niega a abrir las cuentas hasta que la supuesta inmunidad se levante. Sin embargo, la Constitución del Ecuador, en su artículo 128, solamente dispone inmunidad para los  parlamentarios. Es decir, este paraíso fiscal exige que se levante una inmunidad que no existe.

En la respuesta enviada a la Fiscalía General del Estado, la Oficina de Justicia suiza señala:  “De acuerdo al derecho internacional consuetudinario, el actual presidente del Ecuador, Lenin Boltaire Moreno Garcés, se beneficia de la inmunidad absoluta de la jurisdicción de Suiza».

Por tanto, solicita dos documentos: uno que acredite el levantamiento de la inmunidad y otro que «pruebe la competencia de la autoridad» que levante la inmunidad.

Por otro lado, existen más obstrucciones en Panamá, país que solicitó un número de cuenta para poder dar acceso a la Fiscalía. Medios nacionales señalan que Ecuador no proporcionó el número a pesar de que «hasta en memes se viralizó el número de cuenta 100-4-1071378 del Balboa Bank Panamá».

Sigue a nuestro director en Twitter

¿Qué dice la Ley?

La Consulta Popular de 2017 ordenó que quienes ejerzan cargos públicos no pueden tener «bienes o capitales en territorios o jurisdicciones considerados paraísos fiscales». Por tanto, todos los funcionarios deben presentar una declaración juramentada de sus bienes.

El artículo 270 del Código Orgánico Integral Penal se establece que “La  persona  que,  al  declarar,  confesar,  informar  o  traducir  ante o  a  (sic)  autoridad  competente,  falte  a  la  verdad  bajo  juramento,  cometa  perjurio,  será  sancionada con  pena  privativa  de  libertad  de  tres  a  cinco  años”.

Lo último