Quito, 22 may (La Calle). – El 48% de los procesos de compra de insumos médicos llegaron a manos de empresas o personas sin permiso de funcionamiento, según datos de la Asociación Ecuatoriana de Distribuidores e Importadores de Productos Médicos (Asedim).

En el periodo 2016 a 2018, hubo 898 proveedores, de los cuales 433 no tenían permiso de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (ARCSA).

«El año pasado ganó un proceso de contratación pública de reactivos de laboratorio una empresa proveedora de servicios legales», dijo Cristina Murgueitio, directora ejecutiva de la Asedim a un medio local.

Según la Comisión Ciudadana Anticorrupción, en las compras del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) entre marzo de 2019 a marzo de 2020, se identificó a una «persona que vende hamburguesas y que vende insumos».

También el IESS pretendía comprar mascarillas N-95 y otros insumos a Almantop S.A., una empresa de alimentos y bebidas.

El Servicio de Contratación Pública (SERCOP) indica que son los hospitales, los responsables de revisar los requisitos y denunciar esos incumplimientos. En última instancia son, la Contraloría y Fiscalía General del Estado, las entidades de control.

En las pasadas semanas, las denuncias por irregularidades en compras de insumos médicos por parte de los hospitales públicos y de la seguridad social aparecieron en Guayaquil, Quito, Ambato, Los Ríos, Zamora Chinchipe, Bolívar y El Oro.