Quito, 13 ene (La Calle).- Los trabajadores y comerciantes informales de Quito marcharon en horas de la tarde de este lunes, desde el parque El Arbolito con dirección a la Plaza Grande para protestar en contra de la ordenanza municipal que prohíbe vender productos en espacios públicos.

“Le pedimos al alcalde que respete nuestros derechos y que nos permita ganarnos la vida la vida dignamente, no queremos que exista más delincuencia”, dijo Galo Marchan. Algunos de los manifestantes se han visto obligados a trabajar informalmente por la falta de empleo.

Ese es el caso de Jaime Salvador, un trabajador social que ahora vende libros en las calles de la ciudad para él es importante que “el alcalde trabaje para el beneficio de todos y se puedan encontrar soluciones rápidas”.

La ordenanza municipal 0280 señala como “espacios públicos a las aceras, plazas, parques, zonas emblemáticas, portales, parterres, pasajes, puentes, bulevares, paradas de transporte de servicio público, vehículos de transportación pública”. En estos espacios está “prohibido vender y comprar productos”.