Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Sin novedad en el frente: los horrores de la guerra | Reseña

Por: María Isabel Burbano / @rizossalvajes

«Este relato no es una confesión ni tampoco una acusación y mucho menos una aventura, ya que la muerte no es ninguna aventura, para quienes se enfrentan a ella cara a cara. Sencillamente trata de hablar de una generación de hombres a quienes a pesar de haber escapado de las bombas, la guerra destruyó.»

Así reza el antetítulo de la primera adaptación cinematografica en 1930 de la novela Sin novedad en el frente (Im Westen nichts Neues) de Erich Maria Remarque. 93 años después una adaptación alemana de este relato sorprende y se erige como favorita en la temporada de premios.

Las razones son varias. Los planos generales del campo de batalla dialogan con los primeros planos de los soldados en las trincheras. Los constantes sonidos de las bombas nos avisan que el enemigo se acerca. La música que aparece en los momentos simbólicos de la película y la posibilidad de utilizar licencias creativas que refuercen el mensaje de la novela.

La magia del cine es precisamente combinar elementos visuales, sonoros y el talento de los actores para que podamos absorber la historia y el trabajo de Edward Berger en la dirección del filme hace eso precisamente. La premisa parece simple: la guerra solo trae muerte y los soldados son carne de cañón, pero ello conlleva a mirar distintos escenarios. Desde el dolor de mirar cómo matan a tu compañero hasta robar un ganso para tener algo qué comer.

La dicotomía de los dominantes/dominados aparece allí con el general que se niega a que los soldados dejen de pelear en el frente enemigo a pesar de que en un vagón de tren ya se firmó la rendición alemana.

Sin novedad en el frente logra mostrarnos la pérdida de la inocencia en la I Guerra Mundial (1914-1918). La creencia errónea de que un chico se hace hombre peleando en el combate. Nos muestra el terror, que llevarán como una cruz toda su vida. Imágenes mentales que se grabarán a fuego en sus cerebros. Nos muestra el dolor y la resiliencia de los soldados de una forma cercana y profunda. No es de extrañar que sea la favorita en la categoría de mejor película extranjera. Además de la primera película alemana nominada a mejor película en los Oscars. Si quieren ver una buena historia bélica con mensaje antibelicista, ésta es una buena opción.

Publicidad