Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Residentes de Queens atraparon a un ecuatoriano acusado de abuso sexual

Quito, 23 jun (La Calle).- Residentes de la zona de Queens, Nueva York atraparon a Christian Inga el pasado 18 de junio. El hombre de nacionalidad ecuatoriana habría abusado sexualmente de una menor de 13 años.

El ciudadano transitaba por 108th y Waldron Street cuando un grupo de residentes lo reconocieron. Cuando llegó la policía, Inga estaba forcejeando con sus captores, le dijo a la prensa Joseph Kenny, jefe de detectives del Departamento de Policía. El hombre de 25 años llegó a un hospital con heridas leves tras e encuentro con la multitud y fue puesto bajo custodia policial. Entre los varios delitos de los que se le acusan están: violación en primer grado, robo, secuestro y abuso sexual.

“Estamos seguros de que esta persona que cometió este terrible crimen está ahora bajo custodia”, dijo el martes a los periodistas el comisario de policía Edward Caban.

¿Qué sucedió?

Según los datos de la Policía, el ecuatoriano ingresó a los Estados Unidos por la frontera sur hace tres años. Se le acusa de usar un “cuchillo estilo machete”, durante el 12 de junio, para obligar a una niña y a su compañero de escuela, un niño de 13 años, a entrar en el bosque de Kissena Park en Queens. Allí, el sujeto ató las manos de ambos con un cordón de zapato, violentó sexualmente a la niña, les robó los teléfonos y huyó, explica el New York Times.

Inga le dijo a la Policía que tenía un problema con las drogas y que había encontrado el cuchillo que usó en el ataque, según el jefe Kenny. También se identificó en las imágenes que le mostraron.

El equipo de la Policía lanzó una recompensa para atrapar al hombre USD 10.000 por información, recorrió la zona en busca de cámaras y pidió la ayuda del público. Para el 17 de mayo por la noche se publicaron los vídeos y fotografía de Inga y los ciudadanos pudieron reconocerlo. “Recibimos pistas para nombrar al perpetrador, para que supieran quién era”, agregó el jefe Kenny.

Publicidad