Ramiro Aguilar: «Moreno es un hijo de la partidocracia»

Quito, 11 jun (La Calle).- El gobierno de Lenín Moreno, a juicio del abogado Ramiro Aguilar, volvió a realizar prácticas de corrupción, que registra la historia del Ecuador y aún no se pueden superar. 

«Cuando regresa Moreno y traiciona su base electoral, movimiento político y pierde una cohesión ideológica tiene que volver a los acuerdos que él conoce: es un hijo de la partidocracia. Su única experiencia política antes de ser elegido vicepresidente era ser director administrativo del Ministerio de Gobierno del expresidente Bucaram», indicó el jurista en entrevista con Radio La Calle. 

Agregó que los allanamientos de las últimas semanas se realizaron como si el gobierno, recién se enterara de que existía corrupción en los Hospitales de Guayaquil. «El gobierno está tan embarrado en la corrupción que denuncia, que se puede hacer la comparación como si estuviera atrapado en las aguas de un pantano […] La única manera de hacer política que conocen es sacándole plata al estado». 

El Papel de Fiscalía

Para Aguilar, la Fiscalía y su representante Diana Salazar tienen que profundizar acerca de las redes de corrupción y el reparto de hospitales. «Aunque parece que la Fiscal tiene un papel libre, que actúa con una agenda propia o al menos marcando la coyuntura política de la Fiscalía. En medida que ella no cierre la pinza y se pregunte con un poco de sentido común ¿quién repartió los hospitales?, su trabajo siempre estará en la mitad», señaló.

El abogado también se refirió a la detención del expresidente Bucaram. «La Fiscal fue por Bucaram por las medicinas, las encontró, pero también halló una pistola. Se deslumbró con el arma de fuego y lo llevó preso por la pistola, cuando la tenencia de armas era un delito menor que no fue a buscar».

«En el tema de Salcedo, casi se le duerme el diablo. Se estaba fugando del país con el permiso del dueño. Se trataba de un vuelo clandestino con placas falsificadas». Lo que salva a la Fiscalía es el accidente aéreo de Salcedo en Perú».

Para el jurista, lo que falta es que la Fiscal se pregunte:¿quién entregó esos contratos a las empresas de Mendoza, como lo hizo la Contraloría General del Estado?

Lo último