Rafael Cuesta justifica a la Posta XXX y deja al gobierno fuera de la discusión

Quito, 06 Jul (La Calle).- El gerente de TC Televisión, Rafael Cuesta ofreció disculpas por las acciones de violencia contra Leonidas Iza en el programa La Posta XXX.

«Anoche en el primer programa de La Posta XXX, programa con un formato polémico, muy frontal y sin censura se cometió un exceso contra el presidente de la Conaie, Leonidas Iza. Fue un exceso en el uso de la libertad de expresión porque se lesionó su imagen personal. No se lo cuestionó por lo que hizo sino por lo que es», dijo Cuesta.

Añadió que «como representante de TC Televisión ofrezco disculpas públicas y sinceras a Leonidas Iza, a su familia y al indigenismo ecuatoriano».

Sin embargo, las disculpas vinieron con una justificación de las acciones de Luis Eduardo Vivanco y Andersson Boscan.

«El periodismo de La Posta es irreverente. Viene de una generación que a veces no es comprendida. Aún cuando sus creadores son periodistas inteligentes y suficientemente creativos, no están excentos de cometer errores como el del domingo».

Te puede interesar: Leonidas Iza reacciona: ¡Juicio a La Posta por delito de odio! | Video

El gobierno

«El gobierno no tiene vela en este entierro. Nada que ver con el programa. Ha sido sumamente respetuoso con las decisiones que se toman aquí», se apresuró a decir Cuesta.

Añadió que «TC no es un medio público, es una empresa privada cuayas acciones están ilegalmente y momentáneamente en manos del Estado. Es necesario que TC vuelva de inmediato a manos privadas. Para evitar que lo malo o bueno que hacemos aquí siga vinculado con el gobierno».

Libertad de expresión

De acuerdo con el periodista, la libertad de expresión fue coartada durante el mandato del expresidente Rafael Correa.

«Lenín Moreno rompió con esa tradición de 10 años. No persiguió a nadie por criticarlo e incluso insultarlo a través de algunos medios, principalmente digitales. Eso fue algo positivo de su gobierno, ser tolerante».

«El presidente Guillermo Lasso es un convencido de la necesidad de que la gente se exprese libremente. Fue más allá. Eliminó el reglamento a la ley de comunicación que nos amordazaba y propuso una ley mucho más sencilla que entrega a los medios de comunicación la responsabilidad de autorregularse», expresó.

Lo último