¿Qué pasa si pones Ecuador en la búsqueda de Netflix?

Quito, 3 de ene, (La Calle).-Al igual que muchos después de reuniones y fiestas me puse a buscar alguna película en la pantalla y encontré Viaje Salvaje (Snatched en original de la Twentieth Century Fox-2017) con la participación de Goldie Hawn y Amy Shummer.

Absorto escuché que hablaban de un viaje al Ecuador. Llamé a mi esposa, debía confirmar que era cierto lo que veía. Son tan raras, las apariciones de Ecuador para “el gran ruido” que me parecía extraño.

Hablaban de Ecuador. Ecuador cuatro regiones. Ecuador ríos contaminados. Nuestro Ecuador.

La vimos y nos reímos. Era previsible que todo el guion se centrara en los riesgos de viajar hacia Ecuador.

Wanda Skyes en el de rol de Ruth en el filme hasta delinea una estadística: “cuatro de cada 10 turistas están en riesgo de ser secuestradas”.

Según esta producción lo mejor es no hablar con nadie y permanecer embadurnado con protector solar bajo el sol recto.

Hawai no es Ecuador

Al final los miedos de Ruth se confirman y las protagonistas son secuestradas. Nos reímos y luego nos reímos más, pues supuestamente, la producción que supuestamente pasó por Salinas, Colombia y finalmente volvió a Esmeraldas, realmente fue filmada en Hawai. Ilusos.

A partir de este tema, se me ocurrió buscar en Netflix todas las referencias al país y claro aparecieron documentales gastronómicos y de turismo, la película de los Enchufe TV, en fin.

Por allí escondida apareció otra comedia llamada “Corresponsales Especiales” con la actuación del peor Ricky Gervais y de Eric Bana (Netflix 2016).

No merece mayores comentarios, solo que en Ecuador hay una guerra civil que un par de corresponsales fingen cubrir. Fue filmada en Toronto y Nueva York, igual que en la película, los productores jamás llegaron.

Solo Colombia podría lamentarse de una suerte similar que la nuestra en las representaciones desde Hollywood. Si para algo interesan ambos países para la industria es por la violencia.

Sobre ese tema giró Proof of Life de Taylor Hatckford en el 2000, que, al menos, tuvo el mérito de ser filmada en su mayor parte en territorio nacional.

Ahora si la violencia no está en el lugar, según la premisa, estaría en su gente. Gerardo, el rapero de Rico y Suave, fue parte de una película de 1989, llamada Colors, donde hizo de pandillero.

La película contó con la actuación de Sean Penn, Robert Duvall, Don Cheadle y Mario López, ganadores de premios y/o imanes de taquilla.

Hay que ir más atrás para encontrar el origen de este enfoque. En 1988, llegaron Cyndi Lauper, Jeff Goldblum y Peter Falk para filmar “Vibes” (El Misterio de La Pirámide de Oro), una película en la que se busca al hijo de Peter Falk y para solucionar el dilema se recurre a un síquico. Es decir, para Hollywood, aquí se extravía la gente con o sin violencia.

Da ternura esa luz ecuatoriana tan de baja potencia y familiar del Austro, por donde pasean los artistas. Esos techos de teja, esa familiaridad lumínica que encierra todo lo hecho en el país, es lo mejor de la película, que fue un fracaso de taquilla.

Ecuador provoca miedo a los productores gringos, no hay más. Con globalización y todo, los territorios más abajo del Río Grande, son ignotos.

Cantinflas y Tres Patines, al menos, recorrían el país sin una pistola cargada oculta en el bañador.

Lo último