¿Qué hay detrás de la muerte de John McAfee en prisión de España?

Quito, Jun 26 (La Calle).- John McAfee, creador del antivirus que lleva su mismo nombre, fue encontrado muerto este 23 de junio.

El programador británico-estadounidense permanecía en una prisión en Barcelona (España) desde octubre del 2020.

John McAfee guardaba prisión por evasión fiscal, su extradición hacia Estados Unidos estaba en trámite. La policía española informó que McAffe fue hallado con los cordones de sus zapatos envueltos en su cuello, mientras su cuerpo pendía de la ventana de su celda.

En vista de las evidencias, las autoridades catalanas arrojaron que la muerte de McAffe había sido un suicidio. Sin embargo, Janice, esposa del fallecido, duda del presunto suicidio y mencionó que su esposo era víctima de persecución política.

Según el diario El País, Janice McAffe declaró “Lo último que me dijo fue te quiero y te llamaré esta tarde” destacó que las palabras dichas por McAffe no corresponden a una actitud suicida.

Por su parte, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 5 de Martoreli, ordenaron una autopsia al cuerpo de McAffe. Aún no se conocen los resultados, pero añadieron que se encontró una nota de suicidio que se encontró en el pantalón del programador de 75 años.

Cabe destacar que no se han dado detalles específicos sobre lo que decía la nota, que habría dejado John McAffe.

McAffe una vida de prófugo de la justicia

En 1980, John McAffe creó su antivirus, que lo llevaría a acumular una fortuna a 100 millones de dólares. Pero fue hasta el 2009 cuando McAffe cayó en crisis financiera, tras el fracaso de sus nuevas empresas.

En Belice, McAffe fue acusado de asesinar a Gregory Faull y de la supuesta violación hacia Allison Adonizio (socia de la empresa de antivirus).  El programador tuvo que huir a Guatemala, país que lo deportaría a Estados Unidos.

La familia de Gregory Faull, presentó una denuncia por “homicidio culposo” en contra de McAffe. Por lo que, el tribunal de Florida declaró culpable al fallecido programador. La condena incluía una multa de 25 millones de dólares.

McAffe huyó de la justicia estadounidense, finalmente fue capturado en 2015 por conducir bajo efectos de estupefacientes.

En 2020, fue capturado en Barcelona tras ser acusado de omitir declaraciones por promoción de criptomonedas. La detención fue por orden de la Interpol, asimismo, el pedido de extradición por parte de las autoridades estadounidenses involucraba una condena de 30 años en prisión.

Lo último