Quito, 30 nov (La Calle).- Lenín Moreno cumplió dos años y medio de mandato. La campaña presidencial que lo llevó a Carondelet incluía varias promesas para todos los sectores sociales. Sin embargo, con el pasar del tiempo, las palabras no se han convertido en acciones completas ¿Cómo marchan los planes de Lenín Moreno a mitad de su gobierno?

Acuerdos económicos

“Vamos a atraer más inversión y lo vamos a lograr con ustedes. Mi gobierno será de oportunidades para todos ¡Soy un hombre de palabra!”, colocó Moreno en su cuenta de Twitter un mes antes de asumir la presidencia.

En campaña, la propuesta del Gobierno contaba con un plan regional de intercambio de recursos, principalmente, con los países sudamericanos. Sin embargo, ya en funciones, Moreno realizó un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. El monto inicial fue de USD 4.200 millones. En septiembre, el ejecutivo esperaba un desembolso de USD 250 millones que no prosperó por la renegociación del trato.

El gobierno debe generar USD 2000 millones en ingresos tributarios, si no se llega a esa cantidad no habrá desembolso del FMI y vendrán más despidos en el sector público. Además el estado debe cubrir las necesidades de financiamiento de este año que rozan los USD 9.000 millones. Los despidos y el inflamiento de la deuda dejan de lado las oportunidades que menciona Moreno en su tuit.

Empleos

Al inicio de campaña Moreno ofreció 250.000 empleos cada año (la misma cantidad que su contrincante Guillermo Lasso); meses después bajó este número a 200.000.

Según datos del Instituto de Estadísticas y Censos (INEC) entre junio de 2017 y marzo de 2019 se generaron 320 mil empleos. Sin embargo, en este mismo periodo, 500 mil personas perdieron su trabajo, principalmente en el sector público.

Casa ¿para todos?


“Que no haya ni un solo ecuatoriano sin hogar. Lo lograremos construyendo 325 mil viviendas ¡Casa para todos!”, prometió Moreno. Como en el caso del empleo, la cifra meta para el proyecto de vivienda que ofrece el gobierno reduce con el tiempo.

Para finales de 2018 el número de casas entregadas, según la información de la Secretaría Técnica del plan Toda una vida, ascendería a 20.000. El gobierno busca terminar el 2019 con una cifra de 80.000 viviendas. La misma cantidad para el 2020. En una carrera contra el tiempo, el objetivo no tiene ya un número meta, sino construir las viviendas que más se puedan.

Crisis en el IESS

El acceso a servicios de salud para los afiliados del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social estaba entre los objetivos principales de Moreno. Sin embargo, la deuda del Estado con la institución, de aproximadamente USD 3.000 millones es un obstáculo para el gobierno. Hasta el momento se han inyectado USD 610 millones al IESS. El aumento de las aportaciones o de los años de jubilación están entre las opciones para solucionar parte del problema.