26 mar, (La Calle). La entrevista dura 15 minutos y está en YouTube. Desde los estudios de CNN, el periodista Fernando Rincón; del otro lado y por video llamada, la ministra de Gobierno María Paula Romo. De fondo: una biblioteca.

Luego de los saludos de rigor, el comunicador nacido en México, puso en claro que buscaba respuestas y utilizó un apellido como ariete: Andramuño. Romo mantuvo el gesto firme, mientras Rincón explicaba que se requieren precisiones sobre lo expresado por la ex ministra de Salud en su carta de renuncia y/o denuncia, en la que hablaba de la falta de recursos por la emergencia del COVID-19.

Romo planteó como salida, las dificultades de todos los países para hacer frente a la emergencia y “que llegará el momento de hacer evaluaciones”, para ella, no son suficientes 34 personas muertas y un sinnúmero de denuncias para evaluar la gestión gubernamental. Por el contrario, dijo que todo eso es político.

Descartó el término “negligencia”, pues se podría calificar así a las más de 155 naciones que presentan contagios en el mundo. Lo que la funcionaria obvió es que Ecuador tiene 49 personas infectadas por cada millón de habitantes, lo que convierte al país en el primero en contagios, superando incluso a Brasil que tiene 5,4 contagios por cada millón de habitantes.
Desde ese instante, no dejaron de aparecer en el discurso de la la funcionaria, dos de las muletillas argumentales más recurrentes. La primera que las lógicas de las poblaciones de América Latina no se pueden comparar a las de otras latitudes y que, todavía, no se puede sacar a limpio conclusiones de la actuación del Estado Ecuatoriano.

Ante la solicitud de ser “más clara”, Rincón sostuvo que no se trata de un tema político sino de eficacia, “pues existen gobiernos que mantienen bajos índices de contagio”. Romo sacó la pizarra y expuso que “más allá de la política pública está la respuesta de la población local y que la misma no es comparable con otras poblaciones como China o Corea”.

Rincón se mostró irritado por la comparación. Frente a la pregunta de: ¿Por qué Ecuador tiene un nivel de contagios superior a otros de la Región?, la ministra de Gobierno del Ecuador ¡estaba responsabilizando a la población de su país! El comunicador movió los brazos frente a su cara, crispado. “¿La culpa ahora es de los ciudadanos?”, increpó a la Ministra.

A la par que Romo solicitaba un cronómetro frente a la  metralla de repreguntas. “No se puede comparar cómo la población de Corea o China se relaciona la autoridad con nuestra realidad (…),  por ejemplo, el número de personas detenidas durante este periodo de aislamiento  en Ecuador creció sobre el número de personas contagiadas”, agregó la ministra.

Al periodista mexicano se le abrieron aún más las venas del cuello. Romo (impertérrita) quiso complementar sus expresiones y luego de quejarse por algún problema técnico, respondió: “No se trata de culpar a nadie, pero sí se puede identificar el comportamiento de la población”, luego repitió su conocida fórmula: “de lo inoportuno de hacer evaluaciones”  y, que en algún momento se verán  los resultados de las medidas tomadas por el Gobierno, “si China demoró hasta 56 semanas en tener controlada la infección”.

El presentador le aclaró que China y Ecuador, tanto en términos geográficos como en lo relativo al volumen de contagios no son comparables, ante lo que la Ministra sostuvo, que no se refería a cantidades (¿?).  El contrapunto se volvió estéril y se pasó a otro tema igual de polémico como son las cremaciones de los cadáveres. Romo habló de protocolos, el nacido en Morelos, de personas. Así terminó este cara a cara digital: Rincón tenía más invitados, antes dio paso a comerciales.