Photo by Frederick Warren on Unsplash
Pedro Pablo Jijón

Pensaba en días pasados en el Presupuesto General del Estado (PGE), en la controversia que se desata al analizarlo; presupuesto que año a año se aprueba en Asamblea Nacional por los miembros de este cuerpo colegiado, representantes de Colectivos Sociales y Partidos Políticos. Aquel presupuesto que se basa principalmente en venta de Petróleo, ingresos por exportaciones y recaudación de impuestos.

Durante la Colonia, Ecuador exportó gran cantidad de oro, especias y textiles; siempre el comercio concentrado en pocas manos. Ya en la vida republicana y hasta los años 60, las exportaciones se basaban en rubros como Banano y Cacao. Durante el boom petrolero de los años 70, Ecuador cambio su sistema económico que se basaba en exportación de productos agrícolas y el rubro principal de exportación se convirtió el petróleo, quedando en segundo plano el desarrollo agropecuario. Hoy por hoy los ingresos por venta petrolera es el rubro más importante del PGE.

Los altos costos de extracción de petróleo y los bajos precios de venta, hacen que esta industria se vuelva poco atractiva para el Estado. Es momento de pensar en otros rubros que se vuelvan paulatinamente la base de las exportaciones y sean claves en el presupuesto del nacional.

Nuestras opciones para mejorar la economía

Solo basta recorrer el Ecuador y darse cuenta de la gran diversidad de recursos que tiene el País; que la riqueza no está en el subsuelo, sino en todos lados. Es solo de simple observación y de visión. Ejemplo: el aire, puedo decir sin temor a equivocarme que en Ecuador se respira el aire más puro del mundo. La luminosidad, por su ubicación en la línea ecuatorial posee 12 horas de luz solar. Agua, los recursos hídricos que posee Ecuador son de relevante importancia y reconocidos por Instituciones mundiales. Suelos, diferentes tipos de suelos y pisos climáticos. Y lo más importante, el recurso humano, hombres y mujeres proactivos, creativos y emprendedores.

Claro está que los recursos mencionados en el párrafo anterior, no son recursos exportables; pero son los elementos básicos para desarrollar agroindustria, agroturismo, generación de energía fotovoltaica y eólica. Junto a los actores de EPP (Economía Popular Solidaria), emprendedores, actual Sistema de Contratación Pública, APP (Alianzas Público-Privada), está dado todo para volvernos una de las mejores economías de América.

La idea de Sr. Juan Mora Quijije, productor y líder agropecuario de Balzar, en la Provincia del Guayas, en constituir una empresa pública para compra y exportación de maderas finas, motivaría a la siembra de especies forestales; generaría empleo, divisas e impuestos al País. Es un excelente ejemplo de Agroindustria de economía mixta donde el estado aporte con Capital de Riesgo.

Vengo sugiriendo la utilización de un recurso que se pierde: la cáscara de Arroz (Tamo de Arroz) que se quema junto a las piladoras y se vuelve un contaminante ambiental y visual. Puede utilizarse como materia prima para fabricación de ladrillos, paneles, tabiques, generando miles de pequeñas fábricas, utilización de manos de obra campesina; una opción de Agroindustria Asociativa.

Todo está dado, solo falta que los productores agropecuarios participen activamente en política desde los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD), desde donde se tome en cuenta el enfoque del sector agropecuario y desarrollen la economía de cada sector y del País.

Lee más artículos de opinión aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *