Papa Francisco acepta renuncia del obispo de Riobamba tras acusaciones de despilfarro

Quito, 28 abr (La Calle).- El papa Francisco aceptó este miércoles las renuncias del obispo de Riobamba y su sucesor en el puesto, después de multiplicarse las denuncias por mala administración, informa la AP.

Los renunciantes son el obispo Julio Parrilla Díaz, quien cumplió 75 años el mes pasado, y del monseñor Gerardo Miguel Nieves Loja, de 53.

Nieves debía sustituir a Parrilla cuando este cumpliera 75 años, la edad canónica para renunciar. Sin embargo, Padilla decidió dejar el cargo una semana antes.

Denuncias de despilfarro

No han dado cuentas de la venta de terrenos, de construcciones y de lotizaciones en terrenos de la iglesia, nadie sabe donde están esos dineros”, dijo a la AP, la misionera Julia Serrano, española residente en el país.

También expresó que los obispos cobraban por todas las ceremonias. «Una misa de difunto valía 70 dólares, exigían a los curas que salgan a pedir limosnas con la advertencia de que los feligreses no podían poner menos de un dólar en el platillo, bendiciones de casas, bautizos, matrimonios, todo tenía costo, eso ya es un descaro, donde hay mucha gente muy pobre, eso es intolerable… Parrilla mandó una carta con aranceles para absolutamente todo”.

Otro sacerdote que no le reveló su nombre a la AP por temor a represalias explicó que el dinero de la diócesis se malgastó. El obispo no permitió a los sacerdotes ancianos vivir en la casa designada sino que la usó para él solo.

“Mala gobernanza significa que la diócesis estuvo con dinero y ahora no tiene un centavo; la diócesis estaba con dinero y fueron despilfarrando”, dijo el cura.

Coincidió con la misionera Serrano en que el obispo encubrió a sacerdotes con hijos. “Permitió muchísimos párrocos que tienen hasta tres y cuatro hijos y él (Parrilla) no hizo nada; él como jefe tenía que controlar que los párrocos se porten bien”, dijo.

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana anunció que el papa nombró administrador apostólico para la diócesis de Riobamba a José Bolívar de Piedra Aguirre, obispo auxiliar de la arquidiócesis de Cuenca. Aunque el Vaticano no indicó aquello en el informe.

Lo último